Con 106 votos a favor y uno en contra, el Senado de la República aprobó en lo general el dictamen por el que se expide la Ley de Fomento a la Confianza Ciudadana.

La ley aprobada tiene el objetivo retirar la vigilancia y la auditoría a las personas físicas y morales que se dedican a la actividad productiva y económica.

De esta forma se reducirá a su mínima expresión los inspectores que hostigan y piden mordida a comerciantes en pequeño, emprendedores y constructores, entre otros rubros de la iniciativa privada.

De acuerdo con la iniciativa presentada por el coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, se creará un padrón de confianza de los particulares que se dedican a la iniciativa privada bajo el principio de buena fe.

El senador del PAN, Gustavo Madero, señaló que se debe aclarar que esto no significará que de la noche a la mañana se eliminarán los inspectores de la actividad comercial y productiva, sino que será un proceso paulatino.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta