El Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (SITUAM) solicitó una audiencia al presidente Andrés Manuel López Obrador y reiteró su exigencia de un aumento salarial de 20 por ciento.

«Usted ha manifestado que ningún aumento al salario debe ser por debajo de la inflación. Importa insistir que desde que estalló la huelga los funcionarios universitarios no se han movido ni un milímetro y no nos han planteado una oferta diferente y por encima de la que originó el conflicto”, apuntó el SITUAM en una carta.

Expuso que después de 16 reuniones de negociación las autoridades de la institución mantienen su ofrecimiento de 3.35 por ciento directo al salario y tres por ciento de retabulación a los trabajadores administrativos y académicos de medio tiempo y tiempo parcial.

Además, a juicio del Sindicato, no se han resuelto las principales violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo «que son la restitución de la materia de trabajo del personal de base y la regulación en la contratación del personal de confianza».

Según el SITUAM, “el rector general de la UAM, Eduardo Peñalosa Castro, tiene un ingreso mensual de 214 mil pesos, pero no es el único, hay 85 personas que tienen un ingreso mayor que 108 mil 656 pesos que es el salario que percibe usted, mientras que el ingreso de un trabajador de intendencia promedio es de siete mil pesos y el de un profesor de tiempo parcial o de medio tiempo es seis mil pesos».

Señaló que los trabajadores han planteado diversas formas de distribución del presupuesto universitario que podrían dar solución a sus demandas; la redistribución implicaría la disminución de «sobresueldos» de funcionarios para orientarlos al salario de todos los trabajadores de base.

«Disminuyendo en 10 por ciento el sobresueldo y estímulos de los altos mandos se podría aumentar en tres por ciento el salario de los trabajadores; otra opción es regular la excesiva contratación del personal de confianza e irregular que duplica funciones de base e impacta significativamente la nómina de la universidad”.

Desde el punto de vista del Comité de Huelga, las propuestas del sindicato no afectan la viabilidad financiera de la institución. «No se pide que se distribuya de otras partidas presupuestales que no sean los sobresueldos de los funcionarios.

«Quienes realmente comprometen la viabilidad financiera e incluso el proyecto de la universidad pública son las autoridades. Se aprovechan de los recursos públicos. No están dispuestos a renunciar a sus privilegios para hacer una redistribución que signifique una solución al conflicto», acusó el SITUAM.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta