Brasil. Una adolescente de 18 años fue detenida luego de matar a su hermanito de cinco años, degollarlo y comerse su miembro en lo que parece haber sido un ritual satánico.

El pequeño fue encontrado mutilado por su madre, quien había ido a la tienda y lo dejó encargado con su hija Karina. No obstante, al volver a su hogar ubicado en Sao Roque, Sao Paulo, Brasil, Karina había bloqueado la puerta. Con ayuda de su cuñado, la madre logró entrar y vio el aterrador suceso.

La policía brasileña encontró velas negras alrededor del pequeño, quien antes de ser degollado fue asfixiado. Además, hallaron mariguana, una navaja y el celular de Karina quemado.

Cuando la encontraron en flagrancia, la joven de 18 años intentó escapar. Aventó piedras a sus familiares y mordió a su perro, quien la atacó mientras intentaban detenerla.

Al final, Karina confesó que mató a su hermanito de cinco años. Lo convenció de “jugar” en su habitación, donde lo torturó, asesinó y después se comió su pene.

Se investiga si el niño fue asesinado durante algún tipo de ritual de adoración del diablo. Con este proceso se pretende averiguar vínculos en redes sociales con un grupo de satanistas o practicantes de magia negra. Y si alguien la alentó o incitó a cometer el crimen o si estaba bajo la influencia de las drogas, declaró la Policía de Sao Paulo.

 

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia

Compartir

Dejar respuesta