Isco quiere quedarse en el Real Madrid. Con contrato renovado hace dos años, en vigor hasta 2022 y una cláusula de 700 millones de euros, por la cabeza de centrocampista malagueño no pasa otra cosa que continuar defendiendo la camiseta blanca. Tal es así que está haciendo oídos sordos a los acercamientos, llamadas o mensajes que está recibiendo desde intermediarios, agentes y equipos de media Europa que conociendo la delicada situación que ha vivido el futbolista han querido tantearle sobre su futuro.

Si bien está por ver qué decisiones toman Zidane y la dirección deportiva respecto a las bajas al final de la campaña, Isco está determinado a seguir en el Real Madrid, aunque desde el club le llegaran a trasladar, llegado el caso, que es transferible. El verano es muy largo y recién se ha estrenado la primavera, pero Magia no es de los que cambian fácil de opinión.

Trayectoria triunfal

De blanco ha ganado ya cuatro Champions, una Liga y una Copa del Rey, además de una Supercopa de España, tres de Europa y cuatro Mundiales de clubes. A sus 26 años (cumple 27 el día 21) quiere seguir levantando títulos de blanco. Y el malagueño tiene muy presente que los que se han ido del Madrid han ganado mucho menos que los que se han quedado.

Cuando Isco decidió renovar con el Madrid era consciente de la apuesta que estaba haciendo. Estuvo a punto de entrar en último año de contrato, sabedor de que esa situación le convertía en pieza codiciable para muchos clubes, pero llegó a un acuerdo que le reconocía su importancia en el equipo. Y no fue una ampliación a la ligera. Isco podía haber salido, pero apostó al blanco. Y así sigue siendo.

Julen, Solari y Zidane

No ha sido su año, aunque lo iniciara a lo grande, puesto en valor por Lopeteguiy luciéndose ante la Roma en la primera jornada de la fase de grupos de la Champions. Sin embargo, a partir de ese momento, todo lo que pudo salir mal salió mal. Primero la apendicitis, después el despido de un entrenador que le ha estimado casi como nadie y para acabar, la llegada de un Solari que nunca contó con él y en cierta manera le apartó del equipo. Sin jugar primero y mandándole a la grada después hasta acabar siendo expedientado.

Pero el regreso de Zidane supone un horizonte completamente distinto para el del Arroyo. Con Zizou fue el tercer jugador en partidos disputados en sus dos temporadas y media (aunque el 12ª de campo en minutos) y con Zizou ganó tres Champions y una Liga. Siendo titular en la mayoría de los partidos grandes. De las tres finales, jugó dos de inicio, las dos últimas de Cardiff y Kiev. Sólo en la primera de Milán ante el Atlético fue suplente.

La decisión de no moverse se explica a partir de una vertiente deportiva pero también cuenta con otra familiar, en este caso también determinante. Isco tiene un hijo que vive entre Málaga y Madrid (a tiro de AVE a dos horas y media), y esa cercanía es impagable para él. Y por si fuera poco, está esperando otro con su actual pareja, por lo que irse de España es ahora mismo lo último de sus planes. Por todo ello, el jugador no contempla una salida del Madrid este verano.

 

Esta nota originalmente se publicó en Marca

Compartir

Dejar respuesta