La entidad del Occidente mexicano tiene un potencial de 40 mil hectáreas para sembrar la materia prima de los cigarrillos, pero sólo utilizan ocho mil

Compartir

Dejar respuesta