Petróleos Mexicanos (Pemex) arrancó marzo con caídas en la producción de gasolinas y diesel. De acuerdo con información de la empresa productiva del Estado, en la primera semana del mes se redujo el nivel de producción de gasolinas Magna y Premium en 11.7%, equivalente a dejar de ofertar en el mercado casi 29 mil barriles diarios respecto a la última semana de febrero.

En los primeros siete días de marzo, la petrolera produjo un promedio de 218 mil barriles diarios, mientras que una semana antes reportó 247 mil barriles por día.

El problema del comportamiento de la producción es que la demanda de gasolinas mantiene una tendencia creciente, pues en el mismo comparativo semanal el consumo pasó de 781 mil a 808 mil barriles diarios, en promedio.

Al cierre de 2018 los volúmenes de importación de gasolinas al país ascendieron a 594.3 mil barriles diarios, equivalentes a 78% de la demanda o 764.2 mil barriles diarios. Actualmente, poco más de siete de cada 10 litros de gasolina consumidos en el país proceden del extranjero, lo que ha convertido a México en un importador neto de ese combustible.

La caída en producción de diesel fue del orden de 13.7%, lo que significa que al mercado no llegaron 18 mil barriles diarios en la primera semana de marzo, al pasar de 131 mil a 113 mil barriles diarios, en promedio, aunque en este caso la demanda se redujo 2.6% en el periodo.

En materia de turbosina, combustible usado por el sistema nacional aeroportuario, los reportes de la petrolera refieren que la producción de este combustible registró un aumento de 123.5% entre una semana y otra.

En la última semana de febrero, Pemex registró un volumen de producción de este tipo de combustible de 17 mil barriles diarios. Para los primeros siete días de marzo el volumen subió a 38 mil barriles diarios, en promedio, aunque la demanda se mantuvo prácticamente constante entre 86 mil y 87 mil barriles diarios.

La información proporcionada a través de la Plataforma Nacional de Transparencia revela, además, que Petróleos Mexicanos sigue teniendo dificultades para cumplir con su programa operativo en materia de producción de combustibles, de manera que en los dos primeros meses de 2019 está muy lejos de las metas establecidas previamente.

En su programa original, la empresa productiva subsidiaria Pemex Transformación Industrial (TRI), encargada de elaborar los petrolíferos para cubrir la demanda nacional, proyectó que en enero y febrero de este año estaría produciendo 303.3 mil y 297.7 mil barriles diarios de gasolinas, respectivamente.

Sin embargo, Pemex está entregando niveles de producción diarios muy por debajo de esa meta, con 127.75 mil barriles en enero y 205.5 mil en febrero.

En el caso del diesel, se proyectaron niveles de 219.8 mil y 218.2 mil barriles diarios en promedio para enero y febrero de 2019, aunque los volúmenes alcanzados fueron de 98.5 mil y 130.5 mil barriles diarios.

El problema para Pemex sigue siendo la falta de petróleo crudo para procesar y producir derivados como los combustibles automotores.

En la última semana de febrero, Pemex Transformación Industrial (TRI) aseguró que procesó un volumen de 635.2 mil barriles diarios de petróleo crudo. Para la siguiente semana el volumen bajó a 570.8 mil barriles, lo que explica la caída de la producción.

Esta situación también se vio reflejada en los porcentajes de capacidad instalada conjunta de las seis refinerías que opera Petróleos Mexicanos, la cual se redujo de 39.38% a 35.50% en el comparativo semanal.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

Compartir

Dejar respuesta