El entrenador de Chivas admitió que su equipo dejó mucho que desear en el Clásico, porque no estuvo a la altura del mismo

José Cardozo, entrenador de Chivas, no puso pretextos, no buscó coartadas, no podía hacerlo cuando su equipo no compareció en el Azteca. El Rebaño Sagrado no llegó al Clásico Nacional, mostró una postura muy conservadora y fue castigado por América. Lo único que sacó del Coloso de Santa Úrsula fue el boleto de regreso con las manos vacías.

“Nos morimos de nada, no jugamos, fue un partido que no me gustó para nada, vi al equipo nervioso, y el contagió nos llevó a cometer muchos errores, ellos nos ganaron con determinación. Tenemos que analizar lo que hicimos, porque el equipo no jugó nada bien. El sábado es una revancha y hay que entrar con todo, con el cuchillo entre los dientes y tratar de hacernos fuertes de local y tratar de sacar conclusiones para llegar bien el sábado”, dijo Cardozo en la conferencia de prensa.

Pepe apuntó que después del descalabro no había más que “pedir disculpas a la afición, a la directiva, a la gente, este no es el Chivas que queremos, me voy dolido porque no es el equipo que debe tener Chivas, tiene que ser más aguerrido, dejar todo en el campo de juego. Fuimos timoratos, hay que sacar conclusiones, buscar algo positivo y tratar de que el sábado salga un equipo diferente para sumar de a tres”, comentó.

El discurso autocrítico de Cardozo no se detuvo y le sumó que en el primer Clásico “no se salva nadie, ni los jugadores ni el cuerpo técnico, esto es un clásico, no es un partido cualquiera y quedamos cortos como equipo y asumo responsabilidades. El sábado tenemos que cambiar totalmente la actitud, este equipo tiene que cambiar la cara el sábado”.

 

Esta nota originalmente se publico en Milenio

Compartir

Dejar respuesta