Con Lewis como su gran figura Mercedes aspira a su sexto campeonato

En 2009, Mercedes sacó del retiro al legendario Michael Schumacher, quien después de escribir su nombre con letras de oro en Ferrari, pasó a ser coequipero de un joven Nico Rosberg.

Mientras tanto, un joven piloto inglés saboreó por primera vez las mieles del éxito.

LLEGÓ PARA GANAR

Tras el paso con McLaren, donde se coronó por primera vez en Fórmula Uno en 2008, Lewis Hamilton fue contratado por Mercedes, donde arribó en 2013. A pesar de no haber alcanzado el éxito de inmediato, aguardó un año para valerse del primer título para un piloto de las “Flechas Plateadas” desde 1955 con Juan Manuel Fangio y el segundo del inglés en su cuenta individual.

A partir de entonces, el dominio de Mercedes sobre Ferrari se repitió año tras año.

En 2015, Hamilton alcanzó el doblete y su tercer título personal, con 12 impresionantes victorias. Un año después, Nico Rosberg sorprendió con su retiro al adjudicarse su primer y único título en la categoría reina, dejando solo a Hamilton, a la espera de un nuevo coequipero.

HEGEMONÍA

Con Sebastian Vettel como su principal oponente, Hamilton recuperó la corona en 2017, al conquistar desde el Gran Premio de México su cuarto campeonato y el tercero para la escudería de Brackley, quedando dos fechas para el cierre de temporada.

La historia se repitió en 2018, el Autódromo Hermanos Rodríguez volvió a ser testigo de la hegemonía de Lewis Hamilton, pentacampeón de Fórmula Uno, quien emparejó el registro histórico de Fangio.

Con el arribo del W10, Mercedes esperará mantener a raya a Ferrari, para hacerse de la sexta corona en fila en el Campeonato de Constructores, el quinto título consecutivo de Hamilton para la escudería y, de paso, el sexto en su haber, para mantenerse al acecho de Michael Schumacher.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta