Las diferencias entre AMLO, la Sener y Hacienda sobre el futuro del nuevo complejo en Dos Bocas eleva la incertidumbre sobre el futuro financiero de Pemex, coinciden expertos

CIUDAD DE MÉXICO .- Pemex vive un nuevo drama protagonizado por el subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, y el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quienes ofrecen versiones encontradas sobre la construcción de una refinería en Dos Bocas, Tabasco.

Estas diferencias, lejos de ser consideradas normales, amenazan con avivar la incertidumbre sobre el futuro de la petrolera más endeuda del mundo y el impacto en las finanzas públicas de México, coincidieron analistas consultados por Expansión.

Desde Londres, Arturo Herrera dijo al diario Financial Times que Hacienda no autorizará la construcción de la refinería hasta estar seguros de que no costará mucho más de lo previsto y que los 2,500 millones de dólares presupuestados este año para iniciar la construcción serán asignados a aumentar la producción de hidrocarburos. Horas después, Rocío Nahle y López Obrador insistieron en que la refinería va, sin retrasos y que posiblemente la licitación se presentará el 18 de marzo, fecha icónica por la conmemoración de la expropiación petrolera.

Nahle aseguró a Aristegui Noticias que su colega de gabinete tendrá que rectificar definitivamente cuando regrese de Londres: «Así es (…) me imagino que sí. Así tendrá que ser”, sostuvo la secretaria de Energía al ser cuestionada si Arturo Herrera tendría que rectificar sus declaraciones al FT. “No, no se retrasa esto va caminado y queremos hacerlo lo más pronto posible,entre más rápido se haga este proyecto, sale más barato”, añadió.

“Yo creo que todo eso salió peor a que no hubieran dicho nada desde un inicio”, consideró Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco BASE.

Los dichos de Herrera animaron al peso mexicano frente al dólar estadounidense en el mercado spot en la jornada del martes, al cerrar 19.32 unidades, es decir con una apreciación de 0.37%.

Esta diferencia deja ver que dentro del gobierno federal hay una postura nacionalista y otra moderada, dijo por su parte Gonzalo Monroy, director de la consultora GMEC. En la primera estarían personajes como Nahle o el director de la CFE Manuel Bartlett y en el segundo el grupo hacendario.

«El choque de hoy (martes) fue una clara muestra de las tensiones al interior de la administración», dijo Monroy, «incrementa la incertidumbre de los inversionistas».

El drama de Pemex pinta gris si se considera que las principales calificadoras de riesgo han advertido de un mayor deterioro en la calificación de deuda de la empresa del estado.

«Hay una mayor percepción de riesgo sobre México», dijo Siller. “Para las calificadoras esto puede ser un punto más de alerta. De que no se tienen los recursos disponibles. Esto puede generar todavía más riesgo”, advirtió.

Siller y Monroy coincidieron en que las declaraciones de Herrera eran un mensaje positivo porque mostraban apertura a las recomendaciones de las calificadoras, así como disposición a trabajar para rescatar a Pemex y plantear una refinería de menores dimensiones.

«Eran muy positivas en varios aspectos (…) el gobierno federal sí estaba dispuesto ha hacer todo por rescatar a Pemex, incluso cancelando el faraóinico proyecto insignia del presidente», dijo Monroy.

Los comentarios de Herrera muestran que en Hacienda consideran que la refinería no es una prioridad y que el dinero no alcanzaría para hacer un complejo de las dimensiones y ambiciones del gobierno federal, señaló Ramses Pech, analista energético y consultor de Caraiva y Asociados.

«Hacienda se está dando cuenta que la refinería no es una prioridad ante las circunstancias de la caída de producción (…) si no tienes producción no tiene caso hacer una refinería», explicó Pech.

La Secretaría de Hacienda dijo a Expansión que por el momento no hay comentarios adicionales a lo declarado por Arturo Herrera.

Pech indicó que los responsables de las finanzas públicas están ante la disyuntiva de dar recursos a Pemex para elevar la producción, ya que la venta de crudo da divisas al país, o darlos para una refinería que puede incrementar su costo de construcción con una petrolera estatal con baja producción de crudo.

El 18 de marzo se conocerá el siguiente capítulo de la trama para sanear a Pemex y el arranque de la historia paralela de la refinería de Dos Bocas, Tabasco.

 

Esta nota originalmente se publicó en Expansión

Compartir

Dejar respuesta