“Renuncian” a más personal de carrera en la Dirección de Vinculación Cultural

En la Dirección de Vinculación de la Secretaría de Cultura, a cargo de Esther Hernández, “renunciaron” a una decena de funcionarios de carrera, entre directores de área, subdirectores y jefes de departamento, que se negaron a poner en marcha el Programa de Cultura Comunitaria. El motivo de los ahora desempleados fue que la operación presupuestal de este programa no puede iniciar sin la aprobación de las secretarías de Hacienda y de la Función Pública. Ante esta negativa, recibieron hostigamiento laboral durante semanas y el sambenito de “priístas” y “panistas”. Y no fue todo: una vez que presentaron su renuncia, les han “pichicateado” los finiquitos con el pretexto de que sólo les reconocerán tres años de antigüedad, desde la creación de la Secretaría de Cultura. Como varios tienen casi dos décadas de trabajo en la Secretaría, antes Conaculta, han presentado quejas en el Órgano Interno de Control para que el gobierno de izquierda respete sus derechos laborales. Estas son diabluras que ni al diablo le parecen.

Conacyt apuesta por mejor comunicación

Después de los escándalos que surgieron en Conacyt, Cristina Pouliot ha sido nombrada nueva subdirectora de Comunicación e Información Estratégica, quien llega a suplir el meteórico lugar que ocupó David Alexir Ledesma. Pouliot, a diferencia de su predecesor, sí terminó la licenciatura, incluso cuenta con un doctorado en Ciencias de la Información por la Universidad de Salamanca, según su blog. De hecho, cumplió con su primera enmienda pues organizó la reciente conferencia de prensa de María Elena Álvarez-Buylla en Conacyt, a la cual, por alguna extraña razón, la invitación de EL UNIVERSAL no llegó. Pouliot jura que sí nos notificó, pero acepta que no tienen actualizada su base de datos. Le deseamos suerte a la nueva subdirectora y que para bien de nuestros lectores la comunicación sea transparente y accesible para todos.

El Fonca no comunica, ni cuando es breve

El futuro del Fonca sigue siendo un tema de debate y reflexión en redes sociales, sobre todo después del desastrozo foro de consulta del pasado jueves, que terminó en decisiones a mano alzada y con gritos. Se han creado foros como SOS Cultura donde se comparten puntos de vista sobre el sistema de becas que este 2019 llegó a los 30 años y se debate sobre las cifras que los funcionarios presentaron en el encuentro. Circula una carta firmada por decenas de colectivos y compañías como Barro Rojo, Antares, Seña y Verbo, entre otros. En el documento exigen, entre otras cosas, que no haya un “manejo arbitrario y sesgado de los números y estadísticas que desacreditan” a los que han sido apoyados o han sido jurados. La comunidad coincide en que sí debe haber cambios y una revisión profunda en el Fonca y que las autoridades no han estado a la altura de la necesaria transformación. ¿Y por cierto, qué han hecho las autoridades? Se publicó un tuit en la cuenta del Fonca que dice: “Seremos breves: No desaparece el Fonca ni los estímulos a la creación”. La comunicación institucional, una vez más, está fallando. Hasta parece que es a propósito. ¿Lo es?

 

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

Compartir

Dejar respuesta