Llevan a cabo el sepelio del opositor al Proyecto Integral Morelos y piden cancelar la consulta

CUERNAVACA.- Una comitiva de la Unesco llegó ayer a la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (Ptar), del municipio de Cuautla para supervisar su funcionamiento, en vistas a la certificación que, según anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador, buscaría descartar riesgos de contaminación por el uso que hará la planta termoeléctrica de Huexca del agua a tratada para enfriar sus turbinas.

El grupo, integrado por ciudadanos de Colombia, Brasil y Chile fue recibido por Jorge Garza González, encargado de despacho del Sistema Operador de Agua Potable y Saneamiento de Cuautla (SOAPSC), quien detalló que se trató de una primera visita por parte de la comitiva, para conocer el funcionamiento de la planta y, en su caso, volver más adelante para la toma de muestras:

«El motivo es estar verificando el funcionamiento para tener la certeza de que la calidad del agua que le estamos surtiendo a la termoeléctrica es la que nos marca la norma 001 y ellos van a estar confirmándolo precisamente», refirió Garza González.

La reunión que sostuvo la comitiva de la Unesco en la Ptar contó con la presencia de funcionarios de la Conagua. El recorrido, que duró cerca de una hora, se llevó a cabo de forma privada, sin acceso a los representantes de los medios de comunicación.

Al término de la visita, el encargado del SOAPSC previó que los resultados de esta visita estén listos en un plazo de tres a cuatro días.

ÚLTIMO ADIÓS A SAMIR

Mientras tanto, entre lágrimas y gritos de protesta el cuerpo del activista Samir Flores Soberanes fue recibido ayer por los pobladores de la comunidad de Amilcingo, luego de ser trasladado desde las instalaciones de la Fiscalía Regional Oriente, en el municipio de Cuautla, con rumbo a su domicilio, donde se llevó a cabo el funeral.

La carroza fúnebre hizo un breve recorrido por las calles del pueblo. Uno de los instantes más emotivos ocurrió cuando pasó fuera de las oficinas de la radio comunitaria Amiltzinko, fundada hace cinco años por el activista, quien buscaba consolidarla como una opción alternativa de acceso a la información que afecta a las comunidades indígenas de la región y el país.

El camino continuó dos cuadras más adelante, hacia la casa del activista, ubicada en la calle Vinh Flores Laureano, donde el activista recibió los dos impactos de bala en la cabeza que le quitaron la vida.

Más tarde, los habitantes realizaron, como es costumbre, una asamblea vespertina en la ayudantía municipal, donde se determinarían las acciones que llevarán, además de la hora y el lugar en el que serán sepultados sus restos.

Organizaciones civiles han convocado en redes sociales a marchas para exigir justicia y que la consulta sea cancelada.

Incluso, prevén realizar una protesta nacional este fin de semana.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta