Graciano Gómez

-No me voy a prestar a chantajes de las regidoras, asegura la presidenta municipal Yolanda Santos

Un grupo de regidoras del municipio de San Jacinto Amilpas decidieron apoderarse del palacio municipal cerrando las puertas con candado y cadenas, esto por negarse a bajarse el sueldo que en la pasada sesión se aumentaron al doble, además que exigen el pago de un laudo de 700 mil pesos.

La presidenta municipal Yolanda Santos Montaño dijo en rueda de prensa que no se prestará a chantajes de las regidoras, ya que sabe que han desestabilizado administraciones pasadas, por lo que denuncia violencia política en su municipio.

“En el evento de toma de protesta para representantes de colonias que se llevaba en completa calma, irrumpieron de forma violenta las regidoras: Gisela Lilia Pérez García, de Morena , Nubia Cruz García, del PT, Mónica Belén Morales Bernal, del PSD, y Julia Zárate, del PRI; ellas se aumentaron el sueldo de 7 mil pesos a 14 mil 300 pesos, pero para que no se viera tan mal lo cerraron a 15 mil pesos, pero yo, como servidora pública y bajo los principios que me rigen, no lo permitiré; la regidora Mónica Belén está pidiendo se le pague un laudo de aproximadamente 700 mil pesos; no me voy a prestar a chantajes de las señoras», argumentó la edil.

Una comisión conformada por el síndico municipal Álvaro Ramírez, fueron recibidos en el palacio municipal con golpes y agresiones verbales por parte del grupo de las regidoras que se encuentran atrincheradas en el inmueble.

Además del síndico, la comisión estaba integrada por un notario público, abogados del municipio y personal de comunicación social, quienes acudieron al palacio municipal para dar fe y legalidad de que se encontraba tomado y cerrado con candados, así como con afectaciones.

El síndico Álvaro Ramírez se trasladó a interponer las denuncias correspondientes ante las autoridades.

Yolanda Santos argumentó que son falsos los señalamientos de las regidoras que la denuncian por desvío de más de 4 millones de pesos, toda vez que hasta el momento no se ha aprobado ningún presupuesto de egresos para la localidad, por lo que no se puede hablar de desfalcos: “Lo único que ha llegado es el Ramo 28 que es para sueldos y gastos de operación; yo les pido que se muestren pruebas, nosotros no tenemos presupuesto autorizado, están mal informando, nosotros encontramos un municipio vacío, no hubo ni entrega recepción“.

Finalmente, la edil lamentó que las regidoras peleen y protesten por un sueldo y laudos que se pretenden pagar y no por obras que necesitan los ciudadanos.

Agregó que el municipio seguirá trabajando en oficinas alternas con la finalidad de no retrasar los proyectos que se tiene en puerta.

Compartir

Dejar respuesta