La mariguana recreativa está permitida en la ciudad desde hace cinco años; ahora activistas quieren que suceda lo mismo con la psilocibina

Cinco años de mariguana recreativa legal en Colorado han dado alas a un grupo de residentes de la capital, Denver, para soñar con una ciudad donde cultivar y consumir hongos alucinógenos no sea un delito.

Los promotores de la Iniciativa Psilocibina Denver consumaron con notable éxito un primer paso hacia esa meta. Esta semana, representantes de la iniciativa presentaron ante la División Electoral de Denver más de 8 mil firmas de respaldo —solo se requieren 4 mil 726 válidas— para preguntar al votante si está de acuerdo con despenalizar el consumo y la posesión de hongos alucinógenos, clasificados por el gobierno federal como una “droga ilegal”.

“¿Por qué no ahora y por qué no en Denver?”, se pregunta Kevin Matthews, promotor de la campaña que busca convertir a la capital de Colorado en la primera ciudad estadounidense que legalice los hongos con psilocibina, el componente psicoactivo presente en más de 200 especies de setas.

El promotor defiende el potencial de los hongos como alternativa para terapias contra la depresión o desordenes mentales, que pueden resultar más efectivos que el enfoque farmacéutico tradicional. «Se estima que uno de cada seis estadunidenses toma medicina psiquiátrica, y vemos en todo el país una epidemia de abuso de medicamentos recetados», resaltó Matthews.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta