Rosario Sánchez Benito, secretaria general del Sindicato Único de Trabajadores, cuyos integrantes se acaban de sentar a la mesa con las autoridades de la editorial, afirma que «la negociación va lenta”

CIUDAD DE MÉXICO.- «La negociación va lenta”, afirma tajante Rosario Sánchez Benito, secretaria general del Sindicato Único de Trabajadores del Fondo de Cultura Económica (FCE), cuyos integrantes se acaban de sentar a la mesa con las autoridades de la editorial, el jueves pasado, con el objetivo de negociar su contrato colectivo de trabajo.

«No ha habido ningún ofrecimiento, salvo el 3.35% de aumento salarial”, lamenta la líder de los 299 trabajadores sindicalizados del sello paraestatal que exigen un aumento salarial de 20%, la recontratación de 52 trabajadores eventuales sindicalizados —33 de librerías, entre vendedores, cajeros y bodegueros— y reactivación de “un derecho laboral adquirido” —un préstamo sin intereses que, aunque no aparece en el contrato colectivo, tuvieron durante 20 años y les fue retirado en 2016—. El bono sexenal que también solicitaban ya les fue entregado, explica.

«La situación en librerías es grave, pues ahí operaba la mayoría de nuestros compañeros eventuales sindicalizados, una figura extraña que tenemos en nuestra estructura desde principios de la década de los 90.

El horario de atención al público en las librerías se ha reducido en una o dos horas, dependiendo de la zona. Y los compañeros que están laborando no han descansado y no pueden pedir vacaciones. Ya hemos enviado varios oficios al respecto, pero no pasa nada”, detalla.

Quien ocupa la principal cartera sindical desde 2015, y termina su gestión en diciembre próximo, sin posibilidad de reelegirse, ratifica que el FCE ya está emplazado a huelga y la fecha límite es el 28 de febrero.

«Lo malo es que enfrentamos un discurso contradictorio, porque estamos negociando con el coordinador de administración, Alberto González Osornio, quien es del equipo anterior; ya se sabe la dinámica de negociación y salen a relucir las viejas mañas. Dice que los eventuales sindicalizados no podrán recontratarse, que ya está establecido por decreto.

«Sí nos ha recibido el equipo de transición de Paco Ignacio Taibo II, aunque él aún no se ha sentado a la mesa, por el proceso de su nombramiento; pero los directores del FCE nunca acuden a las negociaciones, así que no nos extraña. Los nuevos dicen que sí se podrá recontratar a los compañeros y que lo están viendo con Hacienda, pero sus nombramientos tampoco han llegado”, indica.

Ante esta incertidumbre, los trabajadores del Fondo están en asamblea permanente. Hoy acudirán, a las dos de la tarde, a la segunda mesa de negociación, y a las 15:30 horas volverán a reunirse para analizar las propuestas, adelanta Sánchez.

Añade que, en 20 años, los trabajadores de base no han tenido una retabulación, así que ya es hora que se haga. “Se supone que ya hay libertad de negociación y de ejercer la vida sindical”.

La líder del sindicato que se creó hace 31 años espera que hoy encuentren una actitud “más abierta y positiva” en el equipo negociador.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta