La Secretaría de Cultura lo dejó muy claro ayer en un tuit: “Ya lo sabes, ningún servidor público del @GobiernoMX está exento de transparentar sus declaraciones patrimoniales, fiscales y de conflictos de interés”.

Muy bien. Ahora que le avisen también a Natalia Toledo, subsecretaria de Diversidad Cultural, porque hasta ayer por la noche seguía sin publicar dato alguno, ni su cargo ni su nivel escolar, vaya, ni su nombre en Declaranet.

En la página de Cultura hay algunos datos biográficos de la funcionaria desperdigados por aquí y por allá.

Si los usuarios hurgan bien pueden encontrar que es poeta, egresada de la SOGEM y que ha ganado diversos premios literarios. Es todo.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en El Universal 

Compartir

Dejar respuesta