La periodista Maria Ressa, quien sigue con lupa al presidente Rodrigo Duterte, es arrestada por las autoridades en un caso de supuesto libelo

MANILA.- Una periodista filipina galardonada, jefa de un portal de noticias local que da un seguimiento agudo a las políticas del presidente Rodrigo Duterte, fue arrestada el miércoles por las autoridades en un caso de libelo.

La organización Amnistía Internacional condenó el arresto y dijo que tiene «desvergonzados motivos políticos», mientras que el gobierno dijo que la detención es un paso normal en respuesta a la queja.

Maria Ressa, que en 2018 fue elegida por la revista Time para formar parte de la lista Persona del Año, fue arrestada por una queja de libelo presentada por un empresario.

Rappler Inc., el sitio de noticias que encabeza Ressa, informó que agentes del Buró Nacional de Investigación (NBI) entregaron una orden de arresto y la periodista filipina fue escoltada de la oficina de la agencia de noticias a la sede del NBI.

«No estamos intimidados. Ninguna cantidad de casos legales, propaganda negra y mentiras pueden silenciar a los periodistas filipinos que siguen soportando en la línea», dijo Ressa en un comunicado.

«Estas acrobacias legales muestran lo lejos que el gobierno irá para silenciar a los periodistas, incluso la mezquindad de obligarme a pasar la noche en prisión», añadió.

El secretario de Justicia, Menardo Guevarra, informó que Ressa fue instruida de cargos hace más de una semana.

Rappler es una de varias organizaciones de noticias críticas de las políticas de Duterte, entre ellas su campaña antidrogas que ha causado la muerte de miles de sospechosos, la mayoría de ellos gente de bajos recursos.

Time dijo que Ressa y varios periodistas más eran «guardianes» en un esfuerzo por enfatizar la importancia del trabajo de los reporteros en un mundo cada vez más hostil.

La periodista, que ha trabajado para CNN, también ganó dos prestigiados premios el año pasado, uno del Committee to Protect Journalists (Comité para la Protección de los Periodistas) y otro del International Center for Journalists’ Knight, ambas organizaciones de Estados Unidos.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta