En entrevista para Imagen Radio con Francisco Zea, Javier Oliva, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), mencionó que, en la sentencia contra Joaquín “El Chapo” Guzmán no se contempla el delito de pederastia; sin embargo, “se presentaron varios testimonios de la narcoutilización de menores de edad para tener relaciones sexuales con él (El Chapo)”.

“Todo este ambiente mediático se da justo cuando el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se lanzó con todo para la construcción del muro, precisamente aludiendo el tráfico de drogas procedente desde México”, afirmó. “En ese contexto me parece que también hay que leer qué repercusiones va a tener hacia el interior de los Estados Unidos en el momento cuando se realiza el desplazamiento de soldados de la Guardia Nacional en algunos estados de y el retiro éstos de California”.

Así mismo, el catedrático de la UNAM aseveró que, “el gobierno de México tiene la gran oportunidad para utilizar este proceso penal mediático, para decirle a los jóvenes que quien se mete a la criminalidad organizada o termina muerto o preso, eso es algo que tiene que aprovecharse porque realmente la situación que vive el país es altamente crítica y esto puede ser utilizado en un sentido positivo para tratar de desincentivar”.

De igual manera, Javier Oliva recordó que “El Chapo” se fugó de dos penales de máxima seguridad, por lo que, el hecho de que se juzgue en territorio estadunidense es una ventaja en las relaciones bilaterales.

Finalmente, argumentó que la familia y los cómplices de Joaquín Guzmán Loera “van a seguir gozando del dinero mal habido de los bienes inmuebles obtenidos con procedencia criminal”; en ese sentido, “las autoridades del otro lado de la frontera deben dar prontitud al tema de la confiscación de bienes”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta