A 25 días de la tragedia en la comunidad de San Primitivo en el municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, donde 130 personas perdieron la vida por el incendio de una toma clandestina, la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJEH) instaló una oficina del Ministerio Público en el Centro Cultural de la localidad.

Esto, con la finalidad de atender exclusivamente las carpetas de investigación abiertas por lo ocurrido el pasado 18 de enero.

Según autoridades judiciales, se tienen poco más de 60 carpetas de investigación abiertas por personas reportadas como desaparecidas, además de que se cuentan con los restos de 52 personas, las cuales no han sido identificadas y que para esclarecer su entidad requieren de análisis de pruebas de ADN.

Según autoridades estatales, se tiene registro de 130 personas fallecidas, de las cuales 68 murieron el día del incendio y 62 en hospitalización.

Además, se han dado cuatro altas por mejoría y se mantiene 15 personas hospitalizadas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta