La plancha del Zócalo capitalino se convirtió en una gigantesca estancia infantil de las siete de la mañana a la una de la tarde. Representantes de estancias infantiles del Estado de México se manifestaron en contra de la desaparición de las estancias infantiles que durante 12 años recibieron recursos de la Sedesol.

“No somos PAN, no somos PRI, somos estancias, estamos aquí”, eran parte de las consignas, pero también los cantos que a diario las maestras hacen con sus niños “Pimpón es un muñeco muy guapo y de cartón, se lava la carita con agua y con jabón”.

Su principal preocupación es saber cuáles serán las nuevas reglas de operación de las estancias infantiles.

“Nuestro presidente dice que nuestro programa sigue, pero verdaderamente no sabemos cuáles son los lineamientos que nosotros vamos a seguir para continuar con el programa, o sea, lo que nosotros verdaderamente nos preocupa  son ellos, nuestros pequeños”, comentó ante los medios de comunicación Georgina Saldívar, responsable de la estancia “Hacienda de la Fantasía” en Chalco, Estado de México.

Dos meses han dejado de percibir los recursos que recibían, 950 pesos por cada niño inscrito y que asistiera por lo menos 15 días en un mes.

“Se les da su desayuno, su colación, su comida y el cuidado hasta por ocho o diez horas, entonces es un programa que le ha dado mucho al país con muy poquito dinero;950 pesos al mes vienen siendo como algo así como 42 pesos por día, o sea quien cuida a un niño por 42 pesos que le está costando al país”, defendió Sofía Elia Paredes de la Estancia “Niños de Atizapán”.

Y sobre la propuesta del presidente de que el recurso se les entregue directamente a las madres de familia, no están en contra, pero le hacen una recomendación.

“Si él está diciendo le preocupa la niñez y que los niños estén bien cuidados, pues que sea así, que ese bono sea directamente dado a los padres, pero que solo se cambie en estancias infantiles”, agregó Saldívar.

A la protesta también acudieron las abuelas, aquellas a quien el Secretario de Hacienda delegó la tarea del cuidado de los niños.

“Yo siento que no podemos cuidarlos porque las abuelitas tenemos otras cosas que hacer y no podríamos hacernos cargo de los nietos”, dijo Reyna Ornelas, abuela de una nieta en una estancia infantil en el Estado de México que acudió a apoyar la manifestación.

“Creo que nosotros podemos a veces cuidarlas en casa, sin embargo, en las estancias tienen la formación para poder ayudarles”, manifestó Edith Yoldi, otra de las abuelas asistentes.

GIRE (Grupo de Información en Reproducción Elegida) advierte que la materialización del recorte a las estancias infantiles fortalecería estereotipos de género que colocan a la mujer al cuidado obligado de los niños. De acuerdo a sus cifras, del total de niños entre 0 y 6 años, el 51.2 por ciento ya son cuidados por sus abuelas y solo el 11.3, es decir uno de cada 10, asiste a estancias infantiles o guarderías públicas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta