Nestlé México sostuvo que no echará atrás su inversión de 154 millones de dólares para instalar una planta de café soluble en Veracruz, pese a la resistencia de grupos de caficultores. Incluso, las obras de construcción de la fábrica comenzaron inmediatamente después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer dicha inversión extranjera, afirmó Juan Carlos Pardo, vocero de la empresa.

“Confirmado, la inversión viene para quedarse, es una inversión que no es específica para Veracruz, es de carácter internacional, como son todas las nuestras y que va a generar derrama económica; entonces hay una oportunidad muy buena de comprar más materia prima en México, eso es lo que queremos hacer. Cómo va a ser: abiertas las puertas a trabajar con quien quiera trabajar y vender más”, dijo el vocero en entrevista con Milenio.

Pardo insistió en que la transnacional suiza paga a precios equitativos el café verde que compra a las empresas intermediarias que procesan la cereza, incluso 5 por ciento arriba del precio de referencia; no obstante, reconoció que el campo mexicano enfrenta de antaño serios problemas de productividad que son ajenos a su inversión; por lo que llamó a los gobiernos, caficultores y empresarios a sumar esfuerzos para fortalecer al sector.

“Sentémonos gobierno, productores y las empresas que compramos café –no somos la única empresa que compramos café en México– y veamos cómo podemos hacer para mejorar la productividad del campo en México, en caso específico el café. Nos interesa que se produzca más y mejor café en México, eso es lo que nosotros ofrecemos abiertamente”.

Asimismo, el vocero aseguró que Nestlé México no recibe ningún recurso del gobierno para la producción de su café; sostuvo que incluso impulsa que los apoyos vayan directamente a los productores.

“Puedo aseverar categóricamente que no hay apoyos del gobierno federal para la empresa y que si hay un tema en políticas públicas, nosotros como empresa somos respetuosos de la ley, de lo que se defina en presupuestos, somos parte de la sociedad, compramos producto en el campo mexicano, pero no hay involucramiento en definición de políticas públicas ni presupuestos”.

La nueva planta producirá 11 mil toneladas de café soluble al año –en una primera etapa–, para lo cual requerirá comprar 20 mil toneladas de café verde a productores no solo de Veracruz, sino de otras regiones cafetaleras importantes del país como Chiapas y Puebla. De ahí que, por una cuestión de logística, la planta se construye en el puerto.

“Es una zona, la cual consideramos como empresa, que es muy relevante por la logística y que nos da la oportunidad de tener un centro de producción muy importante. Ya arrancó la construcción, sobre todo con la parte de remoción y aplanar el terreno. Cuál es nuestro compromiso: 24 meses, es decir, esperemos que hacia finales de 2020, principios de 2021 podamos estar ya inaugurando esta fábrica”, señaló Pardo.

Terreno

• El predio donde se construye la planta se extiende a lo largo de 45 hectáreas; aunque la primera fase de la fábrica tendrá una dimensión de 20 hectáreas. Las obras de construcción generan más de mil 500 empleos.

Materia prima

• A escala nacional, Nestlé compra materias primas al campo mexicano por más de 10 mil millones de pesos anualmente; tan solo en Veracruz paga al año más de mil 900 millones de pesos a más de 10 mil productores.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta