El autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, entregó este lunes el primer cargamento con ayuda humanitaria de la Asociación de Centros de Salud de Venezuela (ASSOVEC).

Mediante un mensaje en su cuenta de Twitter, el político destacó que con la entrega de los insumos se están dando 1 millón 700 mil raciones nutricionales a niños y 4 mil 500 vitaminas a mujeres embarazadas.

Guaidó, que se proclamó como presidente interino y fue reconocido como tal por más de 40 países de Europa y América, lidera una operación para hacer llegar a Venezuela ayuda humanitaria enviada por una coalición internacional.

En ese sentido, señaló -en Twitter- que este primer cargamento de ayudas “representa 20 raciones para cada beneficiario, y corresponde a la primera fase de atención a las poblaciones más vulnerables” de la crisis humanitaria que, asegura, atraviesa Venezuela.

“¡A todos los países que están siendo partícipes y cooperadores, a todos los que se están sumando al voluntariado, avanzamos con fuerza! ¡Juntos vamos a lograr la ayuda humanitaria en Venezuela!”, añadió.

Más adelante, dijo en un comunicado de prensa que se hicieron “esfuerzos importantes” para que este primer lote llegara a Caracas, aunque no se especificó como ingresó.

“Esto es una primera etapa, sabemos que no es suficiente, por eso insistimos en que la ayuda humanitaria debe ingresar a Venezuela, abrir el corredor para poder atender entre 200 mil 300 mil venezolanos que hoy corren el riesgo de muerte”, indicó Guaidó.

Cargamentos con ayudas llegaron a la colombiana ciudad de Cúcuta la semana pasada, pero el Gobierno de Maduro bloqueó con contenedores de camiones uno de los puentes por donde podría ingresar, y el propio mandatario aseveró que esas donaciones son un “regalo podrido” que tiene el “veneno de la humillación”.

Guaidó acusó el domingo a Maduro y a su Gobierno de ser “casi genocidas” por bloquear el ingreso de las ayudas y aseguró que de esta manera “asesinan por acción y omisión”.

Guaidó también pidió a los militares que permitan el ingreso de las ayudas y le den la espalda a Maduro, un llamado, este último que repite en casi cada alocución.

“Depende de ustedes no seguir haciendo el ridículo como lo ordena (el palacio presidencial de) Miraflores. Sino hacer valer el orgullo de un uniforme. Depende de ustedes que (el uniforme) recupere lustro, el honor y la simpatía de millones de venezolanos”, dijo el domingo.

 

Con información de EFE

Compartir

Dejar respuesta