La administración quiere que empresas como Grupo Carso, IEnova y TransCanada acepten cambiar sus contratos porque dice, cuestan millones de dólares a la CFE.

El Gobierno mexicano quiere modificar los contratos que permitieron la construcción de gasoductos que debieran dar gas natural a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y que ahora se encuentran detenidos.

“Realmente no es ético que se tenga un contrato que por causas que no tienen que ver con la CFE, que pague estas sanciones onerosas”, dijo el presidente, Andrés Manuel López Obrador, durante su conferencia matutina.

El mandatario se refirió en específico a siete proyectos de gasoductos que se encuentran detenidos, y que tienen contratados con empresas como Grupo Carso, IEnova y TransCanada.

La eléctrica nacional debe pagar penalidades debido a este freno de los ductos, y que generaron pagos por cerca de 5,000 millones de pesos el año pasado; y se pagarán 16,000 mdp para el siguiente, según las cifras presentadas durante la conferencia.

“Por eso se tiene que ver la reestructuracción de estos contratos para que en efecto se logre esa transmisión de gas pero sin estos precios ni sanciones que son absurdas para la CFE”, dijo el titular de la Comisión, Manuel Bartlett.

 

Esta nota originalmente se publicó en Expansión

Compartir

Dejar respuesta