Los dirigentes de Canacero y Comcamin señalan que es falla grave no proteger al sector siderúrgico; piden más apertura a Graciela Márquez

Representantes de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero) y de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) advirtieron que es un grave error que el gobierno mexicano no imponga protección al sector siderúrgico mexicano, además de que envía una mala señal al exterior.

En entrevista, Máximo Vedoya, presidente de la Canacero, señaló que aún no hay negociaciones con Estados Unidos en esta materia, por lo que México está desprotegido en dicho sector, situación que es diferente en otros países, donde existen barreras adecuadas.

“México por desgracia está tomando un camino distinto, y eso es lo que tenemos que convencer a la Secretaría de Economía, que eso es un error, esto es un grave error, porque nosotros no podemos competir y no se vale competir con armas distintas», reclamó.

Expuso que esta situación afecta fuertemente al sector acerero, sobre todo el hecho de que México no puede exportar a EU porque tiene 25 por ciento de arancel.

Por su parte, Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), señaló que hace falta mayor apertura de la Secretaría de Economía, Graciela Márquez, para aplicar salvaguardas al acero que se produce en el país y se proteja así al sector mexicano.

Señaló que con Economía buscan que atienda y sobre todo verifique que es urgente y necesario una salvaguarda para el tema del acero extranjero.

«Estamos en pláticas, no sentimos la apertura. Se han tardado en que está comunicación sea más rápida», afirmó.

Indicó que la salvaguarda que se aplique debe tener una limitante para el tema automotriz y acero: “Buscamos que las salvaguardas vengan en un porcentaje importante que no afecte al tema automotriz».

Destacó que hubo una reunión con los dirigentes de las acereras más importantes y con la secretario de Economía “invitándola a reflexionar que necesitamos proteger la industria nacional.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta