La senadora demócrata, considerada una de las más progresistas de la Cámara Alta, promete combatir la desigualdad económica y construir ‘un Estados Unidos que funciona para todos’

LAWRENCE.- La senadora demócrata Elizabeth Warren, considerada una de las más progresistas de la Cámara Alta estadounidense, lanzó hoy de manera oficial su campaña para las elecciones presidenciales de 2020.

«Esta es la lucha de nuestras vidas, la lucha para construir un país donde los sueños son posibles. (…) Y este es el motivo por el que estoy hoy aquí para anunciar que soy candidata a presidenta de Estados Unidos», dijo Warren ante la multitud congregada en Lawrence, Massachusetts.

Warren se sumó así a otros senadores de su partido que ya han anunciado su intención de llegar a la Casa Blanca, como Cory Booker, Kamala Harris y Kirsten Gillibrand, mientras que se espera que el también progresista Bernie Sanders y la legisladora Amy Klobuchar se añadan a la contienda próximamente.

Warren deploró el “apretón a la clase media”, una situación en la cual “los ricos rinden pocas cuentas y los demás tienen pocas oportunidades”.

Sus patrocinadores esperan que este mensaje la destaque entre una larga lista de aspirantes a la candidatura demócrata y le permita superar la controversia por haber declarado anteriormente que era de origen indígena.

Presentó algunas propuestas como la de extender el seguro de salud Medicare a todos y eliminar de Washington el “cabildeo tal como lo conocemos”.

Y aunque evitó los ataques directos al presidente Donald Trump, exhortó a sus partidarios a optar por “un gobierno que toma decisiones distintas, decisiones que reflejen nuestros valores”.

Warren hizo su anuncio en unas instalaciones industriales donde obreros migrantes se fueron a la huelga hace casi 100 años, un lugar que sus partidarios esperan sea de gran simbolismo.

En un video anunciando el evento del sábado, Warren habla de la historia del poblado de Lawrence, de “gente trabajadora uniéndose para lograr cambios, donde la lucha era difícil, la batalla era cuesta arriba, y un grupo de mujeres estuvo a la vanguardia para todos nosotros”.

Warren, de 69 años, se dirigirá luego a Nuevo Hampshire, donde se realizan las primeras votaciones primarias del país. Allí podría tener cierta ventaja al ser alguien de un estado vecino cuyo nombre es ampliamente conocido.

El domingo estará en Iowa, donde las asambleas de ciudadanos constituyen la primera prueba de todo precandidato.

Warren fue la primera dirigente encumbrada de los demócratas que mostró ambición de llegar a la Casa Blanca, ya que formó su comité exploratorio el día de Año Viejo.

Tiene en sus arcas 11 millones de dólares que sobraron de su campaña por la reelección en 2018 y que puede usar para la contienda presidencial.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta