En Oaxaca, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y el Ejército identificaron con un mapeo las tres zonas de más alta incidencia del huachicoleo, que son las regiones del Istmo de Tehuantepec colindantes con Chiapas, la cuenca del Papaloapan y los límites con Veracruz y la zona de la Cuicateca cercana a Puebla.

Tan solo en la zona del Istmo se han identificado mil puntos de venta de gasolina robada en 38 municipios, entre ellos Matías Romero, Tapanatepec, Juchitán, Salina Cruz, San Blas Atempa, Chahuites e Ixtaltepec.

El titular de la SSP, Raymundo Tuñón, indicó que en estos puntos se han asegurado 2 mil 800 litros de combustible robado en los primeros 30 días del año y hasta más de 350 mil litros en 2018, además de que se aseguraron 39 vehículos, y se logró la captura de seis implicados que fueron consignados ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Tuñón dijo que las células criminales dedicadas al huachicol también están implicadas en el robo de unidades de carga y autotransporte en la zona limítrofe entre Oaxaca y Puebla y al narcomenudeo en el Istmo de Tehuantepec.

Dijo que se han activado operativos coordinados con las policías de Puebla y Veracruz y las fuerzas federales para hacer frente a este flagelo.

Por su parte, el general de la octava región militar, Alfonso Duarte Mujica, indicó que en la lucha contra el huachicol han encontrado un red de complicidades, que incluye desde trabajadores de Pemex, piperos, policías locales, organizaciones sociales y hasta alcaldes implicados en el robo de combustible.

El mando dijo que durante el año pasado el Ejercito en Oaxaca logró sellar 127 tomas clandestinas, tres de ellas en las ultimas semanas y se aseguraron 827 mil litros de gasolina robada.

Aseguró que todas las acciones realizadas por el Ejército contra el huachicol se ha materializado en carpetas de investigación que han sido levantadas por el personal de la FGR, mismas que se encuentran bajo investigación y están en proceso de judicializarse para iniciar más acciones.

Detalló que las células criminales dedicadas al huachicol que operan en la zona del Istmo de Tehuantepec y la cuenca están vinculadas con las bandas locales de Puebla y Chiapas.

Recordó el operativo realizado por orden judicial en el municipio de San Blas Atempa, donde mediante mandato judicial se realizaron cateos a diversos domicilios.

Entre los aseguramientos resaltó los realizados a propiedades de familiares del presidente municipal Antonino Morales, donde se halló combustible robado, herramienta para abrir ductos y vehículos con reporte de robo.

Indicó que en este lugar algunos pobladores trataron de evitar la incursión, pero fueron replegados.

Vigilancia de ductos

El secretario de Seguridad indicó que respecto a la vigilancia de ductos se ha desplegado una fuerza de tarea de mas de 300 elementos, entre personal de Seguridad Estratégica de Pemex, las fuerzas estatales de seguridad, el Ejército y la Marina.

En tanto, el coordinador de Protección Civil, Heliódoro Díaz Escárraga, reportó que brigadas del organismo en once municipios se han sumado al protocolo de supervisión de ductos y de revisión de los mismos en operativos tierra-tierra para identificar tomas clandestinas.

“Se está elaborando un mapeo en los derechos de vía de los ductos para tener control y evitar que haya robo hormiga de combustible”, aseguró.

También, dijo, hay un protocolo con medidas de orden preventivo para evitar que suceda una tragedia como la ocurrida en Tlahuelilpan, Hidalgo, en el que participan las propias comunidades involucradas.

Elementos de la Policía Estatal de Oaxaca, en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), lograron el aseguramiento de aproximadamente dos mil 200 litros de hidrocarburo en la región del Istmo.

Lo anterior, cuando los uniformados efectuaban recorridos de seguridad y vigilancia sobre el camino de terracería que conduce a la localidad de “La Princesa” (El Polvorín), en Santa María Petapa.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta