El vicepresidente Mike Pence reitera el respaldo de Washington a la oposición venezolana, que el miércoles marchará masivamente contra el gobierno de Nicolás Maduro

WASHINGTON.- El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, publicó este martes un video en el que califica de «dictador» al presidente venezolano, Nicolás Maduro, y justo un día antes de la marcha convocada por la oposición le dice al pueblo de Venezuela: «Estamos con ustedes».

«Mientras hacen que sus voces se hagan oír mañana, en nombre del pueblo estadunidense le decimos a la buena gente de Venezuela: Estamos con ustedes», afirmó Pence en el video.

El vicepresidente, además, reiteró que la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), controlada por la oposición, es el «último vestigio» de la democracia en Venezuela y reiteró su apoyo al presidente de esa cámara legislativa, Juan Guaidó.

«Estamos con ustedes, los apoyamos, y los seguiremos apoyando hasta que la democracia en Venezuela sea restaurada, y sus derechos de libertad que les pertenecen sean reivindicados», añadió.

Pence aseguró que Estados Unidos respalda la «valiente decisión» que tomó Guaidó la semana pasada al declarar «usurpador» a Maduro y reafirmar los poderes de la Asamblea Nacional con la invocación de unos artículos de la Constitución que podrían abrir la puerta a la convocatoria de unas nuevas elecciones.

El video difundido por la Casa Blanca tiene subtítulos en español, idioma que el vicepresidente utiliza para saludar con un «hola», pronunciar la frase «estamos con ustedes» y decir la palabra «libertad», así como para despedirse al final de su mensaje: «Muchas gracias y vayan con Dios».

Desde que Maduro volvió a tomar posesión de su cargo el 10 de enero, Estados Unidos solo ha reconocido la legitimidad de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición desde enero de 2016 y que el chavismo ha tratado de sustituir con la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

La Unión Europea (UE), el Grupo de Lima y Estados Unidos han rechazado la toma de posesión de Maduro, que está en el poder desde 2013 y resultó reelegido para un periodo de seis años más en unas elecciones celebradas el pasado mayo y no reconocidas por la mayor parte de la comunidad internacional.

Un día después de que Maduro jurara el cargo, Guaidó pidió apoyo civil, militar y extranjero para asumir el Gobierno en su país y planteó una ruta que requiere manifestaciones callejeras para lograr «cese de la usurpación» en la Presidencia, un «Gobierno de transición» y «elecciones libres».

La oposición ha convocado una gran marcha para mañana -fecha en la que se conmemora la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez- con el objetivo de rechazar el segundo mandato de Maduro.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta