La tenista bielorrusa reconoce que ha pasado por momentos malos y trabaja por revertir la situación, tras su derrota en el Abierto de Australia

MADRID.- La tenista bielorrusa Viktoria Azarenka reconoció que lo está «pasando muy mal» después de perder en primera ronda del Abierto de Australia, primer ‘grande’ de la temporada, ante la alemana Laura Siegemund (6-7, 6-4, 6-2), tras haber sumado una nueva decepción en su vuelta a las pistas después de haber sido madre en 2016.

«He pasado por muchas cosas en mi vida y a veces me pregunto por qué me pasó. Lo estoy pasando muy mal en estos momentos, pero creo que tarde o temprano me harán más fuerte», dijo Azarenka, que pelea por la custodia de su hijo tras la separación de su expareja, como ella misma reveló hace unos meses.

En aquella ocasión, tras la derrota en Roland Garros en primera ronda, la que fuese número 1 del mundo en 2012 ya habló de las dificultades de ser madre y poder compaginarlo con su profesión. Este martes estalló en Melbourne delante de los medios de comunicación.

«Voy a trabajar muy duro para poder revertir esta situación. Quizás necesito un poco de tiempo, paciencia y obviamente un poco de apoyo», añadió Azarenka, de 29 años, que intervino llorando.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta