Falta poco para el proceso de rehabilitación del recinto y las piezas de su interior

Aunque no dio una fecha precisa, el presidente del Polyforum Cultural Siqueiros, Alfredo Suárez, informó que ya falta muy poco tiempo para que los murales del recinto de la colonia Nápoles sean restaurados. Ha sido la contaminación, el mayor factor que ha dañado las obras exteriores.

En entrevista, el también propietario de este espacio cultural manifestó que faltan los últimos detalles para tener las autorizaciones correspondientes para proseguir a los trabajos de restauración de los 13 murales del inmueble, para lo cual, la iniciativa privada colaborará en conjunto con las instituciones culturales de nuestro país como el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).

“Tenemos los procesos que vamos a seguir para la restauración, desde el techo hasta los detalles interiores. «Se necesitan 30 millones de pesos que van a salir de un fideicomiso que ya armamos. Faltan las últimas autorizaciones”, manifestó Suárez y posteriormente habló de las causas del deterioro de las piezas artísticas dentro de este edificio declarado Patrimonio Artístico. “Las obras exteriores se han dañado por la contaminación y el sol. De los materiales que usó el maestro Siqueiros para estas piezas algunos son pinturas automotrices, que en aquella época eran comunes y con el tiempo se queman por capas como un coche y lo que hay que hacer es volver a limpiar muy bien y pulir para que saquen los colores que tenían originalmente, no es volverlos a hacer, sino repararlos”, aclaró Alfredo Suárez.

Foto: Laura Lovera

Respecto a que los vecinos del World Trade Center (WTC) han manifestado que la construcción de un complejo arquitectónico aledaño es lo que ha afectado los murales, el presidente del PCS aclaró que no ha sido así, que el terreno es demasiado grande para que exista esa afectación y que de esa obra saldrá el flujo económico donde se van a obtener los ingresos “de aquí a 100 años” para el mantenimiento de las piezas de arte.

Por otro lado, cabe destacar que las obras Madre proletaria (1931) que mide 188 por 118 centímetros y Nuestra imagen actual (1947) de 175.4 por 52 centímetros, dos importantes cuadros de David Alfaro Siqueiros, ya se encuentran en restauración en el Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam).

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta