Difícil resistirse a la invitación de Pedro Caixinha. Imposible decirle que no al estratega y a la oportunidad de jugar en México y con Cruz Azul.

“(Caixinha me dijo) que contaba conmigo y eso me convenció para estar aquí”, destacó Stephen Eustáquio tras arribar a territorio mexicano.

Para el mediocampista portugués que está próximo a vestir de celeste, luego de que supere los exámenes médicos, el probarse en nuestro país es un gran reto.

“Estoy contento de llegar a Cruz Azul, la liga mexicana es una liga muy fuerte”, justificó en medio de un caótico recibimiento de la prensa. “Cruz Azul es un gran equipo”.

Finalmente, el lusitano de 22 años de edad, procedente del Deportivo Chaves de la Primera Liga, recalcó lo que puede ofrecer a La Máquina.

“La técnica, vengo motivado, (mi mayor característica) la fuerza mental y que quiero ser el mejor”, agregó Eustáquio, quien no tardó en adueñarse de la titularidad en la liga portuguesa.

Los números del nacido en Canadá (26 robos de balón, 27 intercepciones y 698 pases completados), pero de ascendencia portuguesa llamaron la atención del timonel Caixinha, para suplir a Iván Marcone, vendido al Boca Juniors.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

Compartir

Dejar respuesta