En entrevista, el presidente del banco platica del litigio con el gobierno español

El hijo de Antonio del Valle Ruiz, quien fuera dueño del banco Bital y actual propietario de 42 por ciento de las acciones del conglomerado químico Mexichem, asegura que trabajan muy de cerca con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien lanzó programas sociales para apoyar a los jóvenes.

“Queremos ser muy activos en el programa Jóvenes Construyendo el Futuro a través del Banco Ve por Más, la petroquímica Mexichem y la cementera Elementia”, señala a El Sol de México.

La familia del Valle, cuya fortuna se calculó en tres mil 400 millones de dólares a principios de 2018, incursionó en el sistema financiero español cuando en 2013 y 2016 inyectó al Banco Popular 470 millones de euros para ampliar su capital.

Foto: Cuartoscuro

Con Ve por Más, el Banco Popular abrió oficinas en Veracruz, Puebla y la Ciudad de México a mediados de 2015.

La alianza funcionaba, pero todo cambió el 3 de junio de 2017. El gobierno de España transmitía a través de su portavoz Íñigo Méndez de Vigo, un mensaje de tranquilidad absoluta sobre la situación de Banco Popular.

En los hechos, las acciones se habían desplomado 17.8 por ciento el 2 de junio y perdían 38.8 por ciento en un semana. Depósitos por unos 10 mil 977 millones de euros se fugaron. El que fue el banco más rentable en España después de la crisis de 2008 se fue a la quiebra.

Para el 7 de junio de ese 2017, el gobierno de España, a través de su brazo financiero, el Fondo de Resolución Bancaria (Frob) anunció que vendía en un euro el Banco Popular a Santander.

El 4 de octubre de 2018, unos 46 inversionistas mexicanos, entre ellos Antonio del Valle Perochena y Germán Larrea Mota Velasco, iniciaron un arbitraje comercial contra España por la expropiación virtual de 470 millones de euros con la venta del Banco Popular.

Los empresarios mexicanos acusan expropiación y trato discriminatorio por la decisión gubernamental de vender el Banco Popular, y que provocó la pérdida del capital que aportaron de 2013 a 2016.

—¿Cómo avanza la denuncia interpuesta en contra del gobierno español por el tema del Banco Popular?—, se le cuestiona a Antonio del Valle Perochena.

—Nosotros no. Es un grupo de accionistas mexicanos que interpuso una demanda de arbitraje internacional, que está en proceso y más de eso no sé.

—¿Quieren que les regresen el dinero?

—Claro. Queremos recuperar una inversión, pero va a llevar mucho tiempo y vamos a ver qué pasa.

—¿Llevará muchos años?

—Es un grupo muy amplio de inversionistas, no estoy muy enterado de verdad.

—¿Pero está tu nombre en la demanda al gobierno español ante?

—Es una referencia. La realidad es que no estamos cercanos del proceso.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta