El aumento al salario mínimo a 176 pesos obligó a los dueños de empresas a examinar opciones para recortar gastos para no perder competitividad

El presidente del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index) en Tijuana, Luis Manuel Hernández González, señaló que pese al crecimiento crecimiento previsto para el sector de entre un 2.5 y 4.5%, las empresas recortarán las plazas de trabajo.

“Se puede empezar a automatizar procesos, y dejas de un lado la mano de obra.

No digo que se va a hacer, pero la industria busca alternativas, igual que cualquier negocio”, comentó.

Acusó que parte del problema es el alto costo de las tarifas electricas, con los cuales tuvieron que lidiar durante 2018, y para los que no hay visos de que disminuyan durante este año.

QUITAN BONOS

En Chihuahua, la abogada Susana Prieto Terrazas, denunció en redes sociales que empresarios y dueños de las distintas plantas maquiladoras de Ciudad Juárez decidieron recortarles o quitarles las bonificaciones y prestaciones a los trabajadores.

Foto: Cuartoscuro

Mediante un video, la activista hace un llamado urgente al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para ayude a la clase obrera de Ciudad Juárez que ha visto afectaciones luego del decreto de incremento al salario mínimo.

Según Susana Prieto, con el aumento al sueldo, las empresas decidieron retirar o bajar los bonos de producción, puntualidad, de despensa y otros beneficios, que eran de vital necesidad para los obreros.

La litigante manifestó que ha recibido cartas de Matamoros, Ensenada, de Mexicali, Tijuana, Reynosa y Ciudad Juárez, donde los trabajadores lamentan estas medidas y la “simulación” del aumento a su salario.

HUELGA EN MATAMOROS

Un conflicto al interior del Sindicato de Jornaleros, Obreros Industriales y de la Industria Maquiladora, derivó el sábado en un paro laboral en el cual están involucrados más de setenta mil trabajadores de más de 45 centros de producción en Matamoros.

La paralización de las actividades ocurre a raíz de una rebelión hacia el interior del a donde se desconoció a su líder, Juan Villafuerte Morales, al considerar que no estaba defendiendo los intereses de la mayoría del gremio que exige en la renegociaión de sus contratos colectivos de trabajo un incremento salarial del 20 por ciento y un bono anual de 32 mil pesos.

Los trabajadores, declarados en asamblea, acordaron irse al paro de labores indefinido ante la falta de respuesta por parte de la parte patronal, a la cual le exigen el cumplimiento de sus demandas laborales para retornar a las maquiladoras.

Pese a que convocaron el emplazamiento a huelga para el miércoles, desde ayer muchas plantas maquiladoras amanecieron con banderas rojinegras en sus acceso.

Desde hace varias semanas se habían efectuado paros escalonados como medida de presión pero la falta de apoyo del sindicato, motivó que éste fuera desconocido y se radicalizó la protesta.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta