Con la entrada del nuevo gobierno en Brasil, son varios los cuestos que aún faltan por cubrir y a la ministra de Agricultura, Tereza Cristina Corrêa, le pareció buena idea invitar a la supermodelo brasileña Gisele Bündchen para que trabaje como embajadora de las políticas agrícolas y de medio ambiente del gobierno de Jair Bolsonaro.

«Bündchen podría ser una embajadora brasileña para demostrar que producimos alimentos para el mundo preservando la naturaleza», dijo Correa en su cuenta en Twitter, en la que indicó que próximamente le enviarán la invitación.

Con 38 años, Bündchen se acerca al final de su carrera siendo rostro de firmas como Victoria’s Secret, Ralph Lauren y Dolce & Gabbana.

En el año 2009 fue nombrada como embajadora de buena voluntad del Programa de las Naciones Unidas (ONU) para el Medio Ambiente.

La ONU reconoció la labor de la modelo, quien creó en 2008 el proyecto Água Limpa (agua limpia, en español) en su natal Horizontina, un municipio brasileño del estado de Río Grande del Sur.

Durante el pasado proceso electoral, la modelo fue una dura critica de la candidatura del actual presidente Jair Bolsonaro.

«El mundo necesita el Amazonas y otros bosques para el equilibrio climático y la agroindustria también necesita la preservación del bosque para garantizar condiciones mínimas a fin de mantenerse fuerte en el futuro», escribió Bündchen.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta