ALEMANIA.

La Policía de Bremen (noroeste de Alemania) difundió hoy el vídeo de la agresión al político ultraderechista Frank Magnitz y pidió la colaboración ciudadana para encontrar a los tres sospechosos que aparecen en la grabación.

El suceso se produjo el lunes por la noche en Bremen, en un callejón, cuando un desconocido encapuchado – acompañado por otras dos personas – se acercó por detrás al diputado del Bundestag (cámara baja) y líder regional de Alternativa para Alemania (AfD) y, sin mediar palabra, le golpeó fuertemente con el codo y el antebrazo en la nuca, para salir de inmediato corriendo.

El político cayó de cabeza al suelo y, a consecuencia del golpe, resultó herido grave y tuvo que ser ingresado en un centro médico cercano. Imágenes posteriores le mostraban con un ojo amoratado, una brecha en la frente y varias magulladuras en el rostro.

A los tres sospechosos se les busca por un presunto delito de lesiones graves, según un comunicado difundido hoy junto al vídeo por la policía, que sigue considerando que el móvil «político» es la causa más probable de esta agresión.

Más allá de la investigación policial, la difusión del vídeo pone en evidencia gran parte de las declaraciones de AfD desde que se produjo el ataque contra Magnitz.

Portavoces de la formación ultraderechista indicaron entonces que los atacantes golpearon a Magnitz con una «viga de madera hasta dejarlo inconsciente», y que «siguieron dándole patadas en la cabeza cuando ya se encontraba en el suelo», afirmaciones que las imágenes desmienten.

También aseguraron que un obrero acudió en ayuda del político y ahuyentó a los atacantes, pero esto también ha sido desmentido por el propio afectado, que aclara en declaraciones que publica hoy «Der Spiegel» que él no vio lo que pasó y que sólo llegó al lugar de los hechos más tarde, atraído por los gritos del político.

La Policía de Bremen solicitó la colaboración ciudadana en este caso, remitió a un portal donde se pueden subir pruebas gráficas e indicó que la Fiscalía de Bremen ofrece una recompensa de 3.000 euros para quien pueda aportar información que lleve a la condena efectiva de los culpables de esta agresión.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta