El Ministerio de Salud de la República Democrática del Congo informó hoy sobre el raro caso de nacimiento de una niña, cuya madre se recupera del virus de ébola que se le diagnosticó el mes pasado, y que no está contagiada con el virus.

La bebé nació el domingo en un centro de tratamiento de ébola en la ciudad de Beni, donde los ataques de rebeldes han puesto en jaque el trabajo de los trabajadores de sanidad que tratan de contener el brote.

El brote se ha convertido en el segundo más mortal de la historia, con 628 casos,580 de los cuales están confirmados. Se han confirmado 335 muertes.

Más de 57 mil personas han recibido una vacuna experimental contra el ébola mientras los trabajadores de sanidad laboran diligentemente para rastrear a personas que hayan tenido contacto con víctimas confirmadas de ébola en una región turbulenta y densamente habitada cerca de la frontera con Uganda y Ruanda.

En medio de los problemas, el ministerio de Salud del Congo ha tratado de resaltar sus logros. El mes pasado anunció que un bebé admitido a un centro de tratamiento contra el ébola solo seis días después de nacer se había recuperado del virus. El pequeño Benedicte, es el superviviente del brote de menor edad, aunque su madre tenía ébola y murió al dar a luz.

En otro caso similar, pero éste en Sierra Leona, una mujer que perdió a su familia por el ébola, dio a luz en junio pasado a un varón. Su caso fue celebrado en todo el país.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta