El presidente de Estados Unidos afirma que mujeres y niños son las víctimas

CIUDAD DE MÉXICO.- Por primera vez, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se refirió al problema fronterizo como una “crisis humanitaria”.

“Esta es una crisis humanitaria, una crisis del corazón y del alma”, dijo en un mensaje televisivo desde el Salón Oval de la Casa Blanca.

El mandatario aseguró que los niños y las mujeres son las principales víctimas del problema.

Además, culpó a los demócratas de ocasionar el cierre del gobierno, vigente desde el 22 de diciembre pasado, luego de que el Congreso rechazó un plan de cinco mil 700 millones de dólares que incluyen la construcción del muro fronterizo.

“Todos los estadounidenses resultan heridos por la inmigración ilegal”, insistió.

“Las vidas de gente de nuestro país han sido limitadas por alguien que entra de manera ilegal”, añadió.

El titular del Ejecutivo agregó que esto provoca que se agoten los recursos públicos, se reduzcan los salarios y los empleos.

“Los afroamericanos y los hispanos son los más afectados con este problema”, dijo.

Además, reiteró que la solución a este problema es construir un muro en la frontera con México.

“¿Cuánta sangre tiene que ser derramada para que el Congreso se comprometa?”, insistió el mandatario.

No obstante, vía Twitter la Casa Blanca insistió en pedir al Congreso una barda de acero. Lo cual aleja la posibilidad de construir un muro de concreto, la idea original del mandatario.

Sin embargo, el Partido Demócrata pidió a la Casa Blanca abrir el gobierno para poder dialogar sobre el muro.

“El Presidente está fabricando una crisis”, declaró la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Los líderes de la agrupación opositora criticaron el discurso y atribuyeron a Trump la actual situación.

“Esta es una lección entre el bien o el mal, es un deber con la gente de Estados Unidos. Juré proteger a la gente de mi país”, concluyó en su mensaje.

LA ESTRATEGIA

A través de Twitter, la Casa Blanca difundió una petición al Congreso de su país sobre seguridad en la frontera con México.

  • Barda de acero para la frontera sur de ese país.
  • Desplegar 750 agentes de la Patrulla Fronteriza.
  • Destinar 2 mil empleados a vigilar la ley.
  • Colocar 52 mil camas de detención para la llegada de migrantes.
  • Fortalecer la atención, insumos médicos y facilidades para los migrantes.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta