Los presuntos ladrones que portaban chaleco antibalas pretendían robar una cervecería y se encontraron con un hombre armado que los acribilló con una AR-15; vecinos lo llaman ‘El Justiciero’ y han guardado silencio sobre su identidad

VILLAHERMOSA.- Dos ladrones que pretendían asaltar una cervecería en el poblado Emiliano Zapata, de Cunduacán, fueron acribillados por un hombre apodado “El Justiciero”, quien los sorprendió con un rifle AR-15.

Ambos ladrones murieron frente al establecimiento, a pesar de que uno portaba un chaleco antibalas, como los que usan los agentes de la policía.

Según la versión de los vecinos del lugar, los dos presuntos delincuentes portaban pasamontañas, llegaron al expendio pistola en mano y amagaron a un empleado; desde adentro del establecimiento, una persona apareció con un fusil y rafagueó a los ahora occisos.

En toda la zona se escucharon las detonaciones, lo que causó pánico entre los lugareños.

En el lugar cayó abatido uno de los asaltantes y el otro trató de huir, pero fue alcanzado por las balas de la metralleta del hombre a quien los vecinos comenzaron a llamar “El Justiciero”.

El ladrón quedó tendido en un charco de sangre sobre el pavimento, a pocos metros de la tienda, en tanto, agentes de la Fiscalía del Estado arribaron al sector San Mateo del ejido Emiliano Zapata, municipio de Cunduacán, para realizar el levantamiento de dos cuerpos.

Los vecinos han guardado silencio para proteger la identidad de “El Justiciero”, pese al interrogatorio de la policía municipal.

Uno de los fallecidos era originario de la ranchería Vicente Guerrero, del municipio de Jalpa de Méndez, según datos de una credencial de elector encontrada en su ropa.

Peritos en balística analizan la escena del crimen para tratar de dar con la identidad del responsable del doble homicidio.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta