Itatí Cantoral proyecta llevar al personaje que hizo para Maria la del Barrio a una producción que mostraría la evolución de la televisión a través de un meme

A pesar de ello, Cantoral aseguró que la temática de la serie “giraría entorno a las plataformas, a las redes sociales y cómo han cambiado la forma de expresarse, obviamente a través de un meme. Es una sátira de cómo ha crecido y evolucionado la televisión: Mi vida después de un meme; así se llama el proyecto”, dijo.

La actriz reconoce que después de que la escena de la maldita lisiada” se hiciera viral en internet, su carrera se reactivó. “Salí en una de las series más famosas, Orange is the new black, y no sólo hice un promocional, sino varios donde en el cuarto ya se me estaba proponiendo un contrato para mi personaje hacerle una intervención dentro de la serie. Y todas las actrices americanas sabían perfectamente de mis memes en inglés”, dice orgullosa.

Aunque agradece la popularidad internacional que Soraya Montenegro le ha dado, Itatí Cantoral destaca que no se ha quedado estancada en ese personaje. Prueba de ello es que este año cumplirá 30 años de carrera artística, y lo celebra protagonizando la obra Atracción fatal, en el Teatro López Tarso.

Además festeja su regreso al cine con la cinta Rencor tatuado, de Julián Hernández, y el estreno en marzo de No manches Frida 2, donde tiene una participación especial.

Este año también estrenará la serie biográfica de Silvia Pinal, donde ella interpreta a la primera actriz. “Hacerla a ella es el honor más grande que te puede suceder en esta vida. Porque sí es una mujer que tiene una historia de película. Interpretar a Silvia es de las cosas más gratificantes”, comentó.

Foto: Cortesía

Cantoral señaló que la serie de Silvia Pinal, aún sin fecha de estreno, es una de las grandes apuestas que Televisa tiene para 2019.

“Se hizo una de las postproducciones más importantes de la empresa. Trajeron lo último en tecnología y eso se va a notar en pantalla; es perfecta. Ojalá les guste mi trabajo”, finalizó.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta