Luego de dos semanas con tormentas invernales y frío extremo en Sonora, el Área de Meteorología de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) pronosticó que en los próximos días el tiempo se normalizará con una recuperación de las temperaturas máximas y mínimas en los 72 municipios del estado.

Gilberto Lagarda Vázquez, especialista técnico del Organismo de Cuenca Noroeste de la Conagua, detalló que los efectos del frente frio número 24 de la temporada llegarán a su fin en el inicio de esta semana, por lo que a partir de este martes se esperan temperaturas mínimas de dos a 10 grados en la sierra y la región fronteriza, así como clima templado de 19 a 25 grados en el centro y el oeste de Sonora.

«Esperamos una recuperación ligera en los próximos días, a partir del martes o miércoles vamos a ver un incremento en las temperaturas en la mayor parte de Sonora, además se esperan cielos despejados a medio nublado sin posibilidad de lluvias al menos en este inicio de semana», declaró el funcionario federal.

Según el pronóstico oficial del tiempo, en lo que resta de la semana las comunidades del sur de Sonora van a registrar temperaturas máximas de entre los 19 a los 25 grados en promedio y mínimas de 9 a 15, en el centro de los 18 a los 25 grados y mínimas de los 9 a los 15, en el norte las máximas serán de los 14 a los 21 y las mínimas de los menos 2 a los 5 grados, mismas cantidades en la zona oriental y finalmente en el noroeste las máximas andarán entre los 18 a los 25 grados y las mínimas de los 2 a los 10 grados.

En tanto, la Coordinación Nacional de Protección Civil, que depende de la Secretaría de Gobernación, emitió una declaratoria de emergencia para 38 de los 72 municipios de Sonora, aunque el gobierno estatal había solicitado que esta medida se aplicara en toda la entidad.

Con esta medida el Ejecutivo estatal y los ayuntamientos afectados acceden al Fondo Nacional para Desastres Naturales (FONDEN) para atender las necesidades más urgentes de la población damnificada de alimento, atención en salud, hidratación y resguardo, debido a que las autoridades tuvieron que habilitar albergues para asistir a viajeros que se quedaron varados por las nevadas que generaron la suspensión del tránsito vehicular en la carretera Federal México Dos que conecta a Chihuahua con Sonora.

Así como migrantes, indigentes y personas en condición de pobreza extrema que estaban vulnerables ante las bajas temperaturas.

Cabe recordar que las bajas temperaturas también afectaron a la población civil, así como miles de hectáreas de cultivos en los valles agrícolas de Hermosillo, Caborca, Guaymas, Empalme, Cajeme y Navojoa, municipios que no fueron contemplados dentro de la declaratoria de emergencia.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta