Jacqueline Ades entraba ilegalmente en la casa del hombre y visitaba su lugar de trabajo donde afirmaba ser su esposa

CIUDAD DE MÉXICO.- A todos en alguna ocasión nos ha gustado alguien que no está interesado en nosotros, eso es normal, sin embargo, hay personas que no aceptan un ‘NO’ como respuesta y hacen de todo con tal de salirse con la suya,

Recientemente se dio a conocer que una mujer estadounidense está a la espera de una audiencia judicial por acoso y allanamiento de morada después de enviar 159 mil mensajes de texto a un hombre con el que sólo tuvo una cita.

Sí, es en serio, no estamos bromeando. De acuerdo con información de Arizona Republic, Jaqueline Ades, de 31 años, conoció al afectado en un portal de citas. Después de un único encuentro, ella siguió enviándole mensajes, a pesar de que él le dijo que no quería volver a verla ni saber de ella.

Más tarde, en julio de 2017, el hombre vio el auto de la mujer estacionado cerca de su casa y llamó a la Policía. Desde entonces, la mujer estuvo ‘bombardeándolo’ con mensajes.

“Haría ‘sushi’ con tus riñones y palillos con los huesos de tu mano”, rezaba uno de los mensajes que Jacqueline Ades envió a su víctima, un hombre de la ciudad de Maricopa, en Arizona.

“Supongo que en mi cabeza inventé un escenario completo en el cual vivo aquí, así que vine y fingí que eso era lo que estaba pasando”, señaló Ades cuando los agentes le preguntaron qué estaba haciendo en una propiedad ajena.

Cuando el oficial le pidió que aclarara qué quería decir exactamente, la mujer comenzó a hablar de ecuaciones científicas.

Se informa también que Ades había visitado el lugar de trabajo del hombre afirmando ser su esposa.

El 8 de mayo del año pasado la mujer fue arrestada y durante el camino a la cárcel contó una historia de amor relacionada con la teoría de la relatividad de Albert Einstein.

“Durante los últimos 16 meses me dijo ‘vete’. Pero yo no podía porque, cuanto más lo amaba, más aprendía los secretos del universo”, dijo.

Cuando los policías le preguntaron sobre las amenazas, Ades aseveró que nunca le haría daño al hombre, agregando que “algo se había apoderado” de ella. Aunque subrayó que no debería haber amenazado al hombre, también afirmó que sus mensajes de texto fueron enviados en broma.

De acuerdo con la Policía, Ades pareció entender que el hombre al que durante meses le estuvo enviando cientos de mensajes de texto al día no quería estar con ella.

“Está bien si eso es lo que él siente. Alguien más debería amarlo. Tiene mucho que amar. Es tan lindo. No puedo creer que lo haya asustado”, dijo.

Según los informes, la mujer muestra signos de una enfermedad mental. El juicio tendrá lugar el próximo 5 de febrero.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta