En casa de la familia Perea cada año y en familia llevan a cabo la tradición de partir la Rosca de Reyes, que significa el día en que finalmente los Reyes Magos conocen al niño Dios, a ese evento se le conoce como epifanía, encuentro que justamente simboliza la Rosca de Reyes.

La tradición de la Rosca de Reyes surgió en Francia durante la Edad Media, la Rosca de Reyes representa una corona la cual se adorna con frutos secos y cristalizados de colores simulando las joyas que estaban incrustadas en las coronas de los Santos Reyes que significan: paz, amor y felicidad.

La Rosca de Reyes que tiene forma circular representa para los cristianos el círculo infinito del amor a Dios ya que no tiene principio ni fin, es acompañada por lo regular por un rico chocolate caliente, un café o bien un buen atole.

Los integrantes de la familia Perea en un marco de cordialidad y felicidad se reunieron alrededor de la mesa para degustar la Rosca de Reyes que en esta ocasión fueron dos.

El lado divertido de esta tradición, sin duda es la búsqueda del niño que está escondido en algún lugar de la rosca esperando a ser encontrado en algún pedazo, y si te toca tienes que poner los tamales el día 2 de febrero, día de la Candelaria, esta tradición simboliza la odisea que tuvo que pasar la familia de Jesús para ocultarse del Rey Herodes en el desierto mientras soldados del ambicioso monarca asesinaban a cientos de niños.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta