Lo mismo ocurrió con médicos, enfermeras y otros servidores públicos en la región, pues también el servicio de transporte fue suspendido

El dirigente de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (Ceteg), Arcángel Ramírez Perulero, afirma que alrededor de 300 planteles han cerrado por el ausentismo que genera la movilidad de los docentes, pues son enviados por tres o cinco meses, al concluir su contrato se les renueva y se van a otros lugares.

Lo mismo ocurrió con médicos, enfermeras y otros servidores públicos en la región, pues también el servicio de transporte fue suspendido.

Entre octubre y noviembre autoridades trataron de restablecer el servicio educativo ofreciendo transporte para los maestros en autobuses que viajarían en caravanas y escoltados por personal policial, sistema que solo sirvió un par de veces porque nuevos incidentes de violencia en la zona obligaron a suspender nuevamente el traslado del personal educativo.

La Mesa de Coordinación para la Justicia y la Paz de Guerrero acordó que dos batallones de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), unos mil 200 efectivos, se harán cargo del Operativo regreso a clases. El secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame, señaló que estos protocolos serán coordinados por la Secretaría de Marina, en Acapulco, y en Chilapa por el Ejército.

Por su parte, la Asociación de Tutores y Padres de Familia de Guerrero expresó su satisfacción por el despliegue militar, mientras el delegado de Servicios Educativos de la Región Acapulco-Coyuca, Alfredo Miranda, dijo que es muy difícil adivinar cuáles escuelas no reanudarán clases al concluir el periodo de vacaciones, y confió en que se está garantizando la seguridad con el despliegue de efectivos del Ejército Mexicano en 250 planteles.

ENCUENTRAN ARMAS EN UNA ESCUELA

Dos fusiles AK-47, cargadores, cartuchos y dos vehículos fueron asegurados por efectivos del 50 Batallón de Infantería de la Sedena en una escuela de El Mirabal, en el municipio de Leonardo Bravo.

El vocero de la Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz, Roberto Álvarez, precisó que el armamento consistió en dos fusiles semi automáticos calibre 7.62×39 mm, así como 25 cargadores y mil 340 cartuchos del mismo calibre.

También se aseguró una camioneta cisterna de tres mil 500 litros y un vehículo compacto Tsuru con reporte de robo.

Las armas de alto poder, cargadores, cartuchos y vehículos fueron puestos a disposición de la PGR.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta