¿Has contado las veces al mes vas al cine? ¿Solo o acompañado? ¿Has hecho un balance de cuánto gastas? Después de contestarte estas preguntas, podrás tomar la decisión si te conviene comprar una anualidad o no.

¿Cómo funcionan?

Cinépolis, por ejemplo, tiene un membresía anual la cual pagas de acuerdo a tus necesidades; existe la personal, pareja, para salas tradicionales, para salas VIP, 3D y 4D, entre otras. Los costos, claramente varían.

¿Conviene?

-Sí, porque puedes ir todos los días al cine a las funciones que quieras. Eso sí, una vez que adquieres tus boletos para cierta película, te bloquean la tarjeta hasta que ésta termina.

-Pagas por adelantado, así que si suben los precios de taquilla, a ti ya no te afectará.

-Puedes reservar por teléfono o en la aplicación.

 

Los contras de comprarla

-Uno pensaría que con la membresía anual, Cinépolis automáticamente te daría el nivel de Superfanático, y no, no te lo da.

-Para poder lograr los beneficios que te da el tercer nivel de fanático, tienes que comprar cualquier cosa de dulcería.

-Eso quiere decir que además de la membresía, que puede llegar a costar hasta cuatro mil pesos, debes comprar, al menos una vez a la semana, algo para que subas o conserves tu nivel.

Conclusión

Si eres un cinéfilo de verdad sí te conviene, pero ten en cuenta que para obtener todos los beneficios como entradas más baratas en cines VIP o rentas en Cinépolis KLIC, vas a tener que comprar continuamente palomitas, una botella de agua, refrescos y crepas, entre otras cosas, lo que representa un gasto extra.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta