Los equipos de rescate salvaron a seis personas, entre ellas dos niños, mientras que seguían desaparecidos 20 residentes del inmueble

Los equipos de rescate salvaron a seis personas, entre ellas dos niños, mientras que seguían desaparecidos 20 residentes del inmueble.

«El trabajo sobre el terreno continúa», añadió en un comunicado el ministerio, en el que precisó que se habían retirado 800 m2 de ruinas, cargados en unos 50 camiones, durante las últimas 24 horas.

Foto: AFP

Una parte del inmueble de nueve pisos se derrumbó tras la explosión que se produjo el lunes en este edificio en Magnitogorsk, una ciudad industrial de la región de Tcheliabinsk, a unos 1.700 kilómetros al este de Moscú, en la cordillera de los Urales.

Unas 1,100 personas vivían en este edificio de hormigón de 35 pisos construido en 1973 durante la época soviética.

Los equipos de rescate, que trabajan bajo un frío glacial, con unas temperaturas de -27 ºC, rescataron el martes a un bebé entre los escombros.

Foto: AFP

Los responsables sanitarios de Moscú indicaron que se encontraba en estado grave pero estable, tras haber sufrido un traumatismo craneal, varias fracturas y quemaduras a causa de un frío excesivo.

«Estamos todos de duelo», aseguró un hombre a la cadena de televisión rusa Rossiya 24, «prácticamente todo el mundo en la ciudad conocía a alguien» afectado en el accidente.

Foto: AFP

El comité de investigación ruso, un organismo encargado de las principales investigaciones en el país, anunció el martes que no se había encontrado ningún rastro de explosivos, después de que en algunos medios locales se difundieran rumores de que la explosión se trataba de un atentado.

Con una población de 400,000 habitantes, Magnitogorsk está situada en una región rica en minerales y tiene una de las principales fábricas de acero de Rusia.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta