El técnico rojiblanco negó que el equipo haya quedado debilitado de cara al siguiente torneo, pues considera que sólo partieron dos titulares.

El armado de las Chivas versión 2019 es totalmente de José Cardozo. El paraguayo delineó a su equipo para llegar fuerte a este torneo, contrató cuatro jugadores que deben ser soluciones y el guaraní fue claro, Chivas debe mantenerse todo el semestre dentro de los primeros ocho de la general.

“Tuvimos poco tiempo, como ustedes saben, pero trajimos jugadores de experiencia y se van a acoplar rápido. Soy muy simple en pedirle al jugador que haga lo que deben hacer en su posición. De tiempo, un equipo grande se le exige ganar, va a haber exigencia, presión porque sabemos lo que representa. Este plantel está para pelear, luchar y estar en los primeros lugares, estar en zona de calificación. Estoy contento de que hayan llegado todos los jugadores y contento porque le directiva hizo un gran esfuerzo”.

Cardozo negó que el equipo haya quedado debilitado de cara al siguiente torneo, pues considera que sólo partieron dos titulares y que en cambio ganó gente con un peso específico que deberán ser soluciones de cara al torneo que arranca el sábado a la noche.

“Más que nada fueron jóvenes del plantel porque titulares se fueron sólo dos. Fortalecimos con algunos que tienen más partidos y experiencia. No me preocupa porque trajimos a Hiram, a Molina y sumamos jugadores muy interesantes y la competencia va a llevar a que ganen su lugar. A lo mejor suena a mucho, pero van a compenetrar el plantel. Sabemos lo que debe hacer un jugador, cada uno de ellos sabe lo que tienen que rendir y los que llegaron vienen para sumar”.

El guaraní dio un paso al frente al hablar sobre un tema que duele mucho en el interior del Rebaño Sagrado y es que el título del América sí le mete presión extra a Cardozo, pero el técnico la asume para él y afirma que no le meterá presión extra a sus jugadores.

“Con José Luis hablamos de arrancar bien este torneo. De la presión, siempre existe, es el club más grande y el rival de enfrente ganó un título que nos tira más presión. Pero me gustan los desafíos y estoy acostumbrado a esa presión. Te lleva a cuidar todos los detalles. A lo mejor la gente no confía y es el reto más importante de mi carrera, este grupo va a pelear más arriba de lo que hemos estado”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta