Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca, criticó la iniciativa anunciada por los líderes demócratas del Congreso para intentar reabrir la administración, e indicó que es ‘imposible’, ya que no asegura la frontera

ESTADOS UNIDOS.- La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, criticó la iniciativa anunciada por los líderes demócratas del Congreso para intentar reabrir la administración a partir de mañana jueves, e indicó que es “imposible”, ya que no asegura la frontera.

En un pronunciamiento difundido en la noche del martes poco después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, invitara a los líderes del Congreso a una reunión, Sanders señaló que hasta ahora no han escuchado nada de parte de los demócratas sobre la propuesta “seria” y “de buena fe” del gobernante.

“La oradora designada, Nancy Pelosi, lanzó un plan que no reabrirá el Gobierno porque falla en asegurar la frontera y pone las necesidades de otros países por encima de las necesidades de nuestros ciudadanos”, agregó la portavoz de la Casa Blanca al referirse a la previsiblemente próxima presidenta de la Cámara Baja.

El pasado lunes, los demócratas anunciaron que planean aprobar un proyecto de ley de presupuesto provisional para financiar el Departamento de Seguridad Nacional hasta el 8 de febrero, ampliando los fondos para cercados fronterizos y otras medidas en mil 300 millones de dólares, lejos de los 5 mil millones pedidos por Trump.

La propuesta consta de seis proyectos de ley para financiar todo el año 2019, con uno que otorga fondos a la Seguridad Nacional hasta el 8 de febrero.

Sanders consideró que la iniciativa de Pelosi “es imposible”, ya que no financia la seguridad nacional ni protege a las familias estadounidenses del tráfico de personas, las drogas y el crimen.

Además, señaló que el presidente ha invitado este miércoles a la Casa Blanca a los líderes republicanos y demócratas en el Congreso para una sesión informativa sobre la seguridad fronteriza.

La administración gubernamental se mantiene cerrada desde el pasado 22 de diciembre en medio del pulso que mantienen Trump y los demócratas por los recursos para construir el muro fronterizo.

El cierre de la Administración afecta a agencias de diez departamentos del Ejecutivo, incluyendo Transporte y Justicia, así como a decenas de parques nacionales.

Desde este 1 de enero, los principales museos de Washington no abrieron sus puertas a raíz de esa situación.

El cierre también perjudica a 800 mil de los 2.1 millones de trabajadores federales, que no cobrarán mientras se mantenga este impasse y están a expensas de la aprobación de un presupuesto.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

 

Compartir

Dejar respuesta