Bajo la dirección de Rosaura Ruiz Gutiérrez, la Secretaría de Educación de la CDMX, que se fusionó con la de Ciencia, Tecnología e Innovación, busca cobertura educativa de calidad

CIUDAD DE MÉXICO. – Bajo la dirección de la investigadora Rosaura Ruiz Gutiérrez, la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (SECTEI) inició actividades para responder de manera eficaz a los retos que enfrenta este sector y generar oportunidades crecientes en beneficio de sus habitantes.

La dependencia, que fusiona a la Secretaría de Educación y la de Ciencia, Tecnología e Innovación, tiene como principal objetivo utilizar de una manera más responsable, eficaz y eficiente los recursos presupuestales y humanos involucrados.

Al respecto, Ruiz Gutiérrez explicó que uno de los propósitos fundamentales de la Secretaría a su cargo es impulsar en forma vigorosa una cobertura educativa que se caracterice por su calidad y equidad en todos los niveles.

Para ello, se constituirá un espacio de trabajo colaborativo que sume los esfuerzos de las instituciones de docencia e investigación de la Ciudad de México y de dependencias federales como la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Con dichas instituciones se buscará establecer la vía más adecuada para aplicar los conocimientos y los desarrollos científicos y tecnológicos, a fin de atender y contribuir a resolver los desafíos que enfrenta la capital del país.

De acuerdo con un comunicado, para cumplir con sus objetivos la SECTEI quedará integrada bajo la siguiente organización: la Subsecretaría de Educación, la Subsecretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación y la Coordinación General de Inclusión Educativa e Innovación.

Entre las primeras acciones de trabajo que se pondrán en marcha, destaca el programa Puntos de Innovación, Libertad, Arte y Educación (PILARES), el cual ofrecerá espacios de educación, cultura, emprendimiento y deporte con un enfoque responsable e incluyente, en donde se garantice un amplio acceso a la población.

Estos espacios se instalarán en alrededor de 300 barrios, colonias y pueblos de la ciudad, que padecen los más reducidos índices de desarrollo social y los mayores índices de violencia.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta