CIUDAD DE MÉXICO.- En el actual sexenio se profundizará la disciplina fiscal llevada a cabo en los dos últimos años del gobierno anterior, de tal forma que la deuda pública como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) se reducirá de 45.3 a 44.9% entre 2019 y 2024, indicó la Secretaría de Hacienda.

En los Criterios Generales de Política Económica 2019, el compromiso del presidente Andrés Manuel López Obrador de “no endeudar más al país” se traducirá en superávit primario en las finanzas públicas en todos los años del sexenio, es decir, que los ingresos serán mayores a los gastos sin considerar los intereses de la deuda.

Este indicador se ubicará en 2019 en 1.0% del PIB, superior al 0.7% estimado para este año, el cual aumentará a 1.1% entre 2020 y 2022, para cerrar el sexenio en niveles de 0.9 por ciento.

El esfuerzo de ajustar los gastos a los ingresos presupuestarios se traducirá en una reducción del déficit fiscal, conocido como Requerimientos Financieros del Sector Público, que se ubicará en 2.5% PIB en el primer año de gobierno, y que se prevé cierre el sexenio en 2.3% del PIB.

Asimismo, el gobierno prevé que esta disciplina fiscal aminore el impacto del servicio de la deuda en el presupuesto, pues estima que pase de 3.0% a 2.7% del PIB entre 2019 y 2024.

INGRESOS Y GASTOS

En el Paquete Económico, que no considera una reforma fiscal en los tres primeros años del sexenio, se proyecta que los ingresos y los gastos del sector público se mantengan relativamente estables.

Así, los ingresos presupuestarios pasarían de 21.1% del PIB en el primer año del gobierno a 20.8% al cierre.

Destaca la estabilidad que proyectan en los ingresos tributarios, de 13.2% del PIB a lo largo del sexenio, y de ingresos de organismos y empresas sin Pemex de 3.3 por ciento.

Los ingresos petroleros pasarán de 2.1 a 1.9% del PIB entre 2019 y 2024, manteniendo estables los precios del crudo (entre 51 y 55 dólares por barril) y anticipando una mayor producción, de 1.8 a 2.4 millones a lo largo del sexenio.

En lo que se refiere al gasto, el gobierno espera que pase de 22.3 a 22.6% del PIB, en el que el gasto de operación subirá marginalmente de 13.7 a 13.9% del PIB.

Crecimiento será inercial

Las metas de reducción de deuda pública, de superávit primario y de reducción del déficit fiscal amplio entre 2019 y 2024 fueron elaboradas con una tasa de crecimiento económico de entre 2.0 y 2.8%, reveló la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Con esto, en el primer Paquete Económico, presentado por la administración del presidente López Obrador, el equipo hacendario anticipa un crecimiento inercial a lo largo del sexenio, lejos de la tasa de 4% que se prometió durante el periodo de transición.

En su escenario inercial, Hacienda proyecta que durante 2019 el crecimiento sea de 2.0%, el cual brincará a 2.6% en 2020, y de ahí se sostendrá entre 2.7 y 2.8% de 2021 a 2024.

Otras variables de apoyo que Hacienda informó para todo el sexenio es la de una inflación estable de 3.0% desde 2020; y un tipo de cambio que no estará por debajo del piso de 20 pesos, y que proyecta entre 20 y 20.7 pesos por dólar entre 2019 y 2024.

La variable más optimista para el equipo hacendario es la de la plataforma de producción petrolera, pues esperan que pase de 1.847 millones de barriles diarios en 2018 a 2.408 millones de barriles en 2024.

 

Esta nota originalmente se publicó en Dinero e imagen

Compartir

Dejar respuesta