Oaxaca.- Provenientes de todas partes de la república mexicana, miles de devotos de la Virgen de Juquila siguen este domingo su peregrinaje a los templos y capillas de la milagrosa imagen que el 8 de diciembre celebra su máxima fiesta.Provistos de velas, veladoras, ramilletes de poleo, flores de todo tipo, escapularios e imágenes de la milagrosa, los creyentes católicos arriban por miles al templo de la pequeña imagen localizado en el municipio de Santa Catarina Juquila, así como un templo más localizado en esta capital.Camino a Juquila, en todas las carreteras que conducen hacia este municipio, los devotos trazan ríos humanos hacia el santuario localizado en los límites de la Costa oaxaqueña, donde lo mismo arriban en automóvil, en bicicletas que a pie.

A unos metros del templo, los creyentes católicos se dirigen hacia el templo bajo su propio pie y en ocasiones, de rodillas, a fin de pagar alguna “manda”, es decir, una deuda con la imagen milagrosa.

De Puebla, Chiapas, Tlaxcala, Morelos, Distrito Federal, Estado de México, Veracruz, Hidalgo, Baja California, Coahuila y hasta de Estados Unidos, los fieles llegan hasta este templo para solicitar los favores de la morenita que este 8 de diciembre celebró su fiesta máxima, fiesta que se prolongará durante los siguientes días.

Con misas y rosarios, los católicos continúan con la visita a la virgen, lo mismo en Juquila que en San Juan Chapultepec, agencia de la capital oaxaqueña donde también arriban por miles en búsqueda de la gracia de la Virgen.

En San Juan, las misas también se suceden unas tras otras como agradecimiento a la imagen, y los devotos católicos siguen con la visita que por momentos, complica severamente el paso peatonal en las calles circunvecinas, donde la vendimia acapara también parte del espacio.

Aunque el tránsito de fieles menguará con el paso de los días, lo cierto es que el compás de espera durará apenas unos días, ya que los festejos continuarán para los católicos con la celebración del día de la Virgen de Guadalupe al 12 de diciembre y el 18 con el festejo de la patrona de los oaxaqueños, la Virgen de la Soledad.

 

Esta nota originalmente se publicó en Sinembargo

Compartir

Dejar respuesta