Jenny Lay-Flurrie, la directora de accesibilidad de la firma, es sorda y trabaja para que la firma mejore la vida de otros y la suya.

LONDRES – Jenny Lay-Flurrie ha pasado años haciendo que los productos de Microsoft sean más accesibles para otros. Un día, ella podría trabajar en un proyecto que mejorará su propia vida.

La directora de accesibilidad de Microsoft resulta ser sorda. Actualmente depende de intérpretes humanos, lectura de labios, aplicaciones que traducen el habla en texto y un asistente confiable para hacer su trabajo.

“Tengo que tener mi cuaderno conmigo… un bolígrafo y un papel es algo bueno”, dijo a CNN.

Pero los avances en inteligencia artificial pronto podrían permitir a los tecnólogos diseñar un intérprete de lenguaje de señas digital. Lay-Flurrie cree que Microsoft podría ser la compañía que construya uno.

Lay-Flurrie se unió a Microsoft de T-Mobile en 2005 para un trabajo que gestiona el soporte al consumidor en Europa, Medio Oriente y África. Ella se involucró más con los esfuerzos de accesibilidad de la empresa de tecnología a lo largo del tiempo, y consiguió su trabajo actual hace dos años.

Su sordera fue causada por un ataque infantil de sarampión y numerosas infecciones de oído. La leve pérdida de audición no impidió que Lay-Flurrie estudiara música en la universidad, pero luego su condición se volvió mucho más grave.

‘Momentos de estrellarse contra el muro’

Una carrera en tecnología no siempre ha sido fácil para la ejecutiva británica que ahora vive en Redmond, Washington, donde Microsoft tiene su sede central.

Su primer revés importante en el lugar de trabajo se produjo al principio, cuando rechazó un ascenso que le habría exigido gestionar a un equipo que no estaba basado en el mismo lugar.

“Me di cuenta de que no había manera de poder hacer frente a ese trabajo … estaba usando aparatos auditivos analógicos que no funcionaban con un celular”, dijo.

Pero su jefe no aceptaría un no por respuesta. Con el apoyo y la ayuda de un programa patrocinado por el gobierno, ella pudo cambiar a audífonos digitales que le permitieron mantenerse en contacto con su equipo. Su carrera progresó.

Publicidad

“Llamo a estos ‘momentos de estrellarse contra el muro’ y cada persona los recibe, tengan o no una discapacidad”, dijo. “Lo que importa es lo que haces con ellos”.

La vida en Microsoft

Lay-Flurrie ha dejado su marca en Microsoft.

Ella ha supervisado las principales iniciativas, incluida la creación de un “Servicio de respuesta para discapacitados” que atiende hasta 300,000 llamadas telefónicas por año. Ella es anfitriona de hackathons enfocados en hacer que los productos de Microsoft sean más accesibles.

Lay-Flurrie también comenzó un programa de contratación para personas con autismo en Microsoft, y está trabajando en formas de capacitar a los empleados con problemas de salud mental.

En 2014, fue reconocida por la Casa Blanca de Obama por su trabajo en temas de accesibilidad.

Xbox para todos

Otra característica importante es el controlador adaptable de Xbox, que facilita los juegos para jugadores con movilidad limitada. Éste fue el resultado de uno de los hackathons de la compañía.

“Fue diseñado con y para personas con capacidades distintas”, dijo. “Xbox se comprometió con una gran cantidad de organizaciones diferentes para obtener sus comentarios … lo que querían ver, lo que no querían ver”.

Fue el proceso de creación lo que la entusiasmó más sobre el futuro.

“Quiero ver eso replicado”, dijo, y agregó que los proyectos de accesibilidad a menudo fallan porque las empresas no se involucran con sus clientes.

La importancia de la accesibilidad

Lay-Flurrie no dudó cuando le preguntaron si tiene sentido para las empresas gastar dinero en accesibilidad.

“Claro que sí”, dijo ella. “Ninguna compañía quiere excluir a las personas de sus productos… y cuando no estás priorizando la accesibilidad, estás excluyendo a las personas, ya sea que te descuenta o no”.

Lay-Flurrie todavía enfrenta dificultades en el lugar de trabajo. A veces se encuentra en salas de reuniones llenas de gente donde muchas personas hablan a la vez.

“Ahí es donde necesitas ser tu mejor defensor”, dijo ella. “Necesitas tener suficiente poder para decir ‘ustedes deben dejar de hablar al mismo tiempo’”.

Pero ella no siempre tuvo la confianza suficiente para defenderse.

“Me enseñaron a hacer eso por parte de mentores y defensores fuertes”, dijo. “Me dijeron que ‘debes pedir lo que necesitas para tener éxito. Tu sordera nunca debería detenerte'”.

La ocupada ejecutiva todavía toca el piano, por ejemplo.

“La música nunca ha sido una experiencia puramente auditiva para mí … la música es mucho más que el sonido y la vibración”, dijo.

 

Esta nota originalmente se publicó en Expansión

Compartir

Dejar respuesta