ESTADOS UNIDOS.- La sonda InSight de la NASA en Marte ha registrado y enviado a la Tierra los primeros sonidos de los vientos en el Planeta Rojo, barriendo sobre los paneles solares de la nave.

Los sensores de InSight capturaron un inquietante murmullo causado por las vibraciones del viento, que se estima que sopla entre 5 a 7 metros por segundo el 1 de diciembre (cinco días después de su llegada), de noroeste a sureste.

Los vientos fueron consistentes con la dirección de las huellas del ‘diablo de polvo’ (trobellino) en el área de aterrizaje, que se observaron desde la órbita.

“La captura de este audio fue un tratamiento no planificado”, dijo Bruce Banerdt, investigador principal de InSight en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California.

“Pero una de las cosas a las que estamos dedicados nuestra misión es medir el movimiento en Marte, y naturalmente eso incluye el movimiento causado por las ondas de sonido”, dijo.

Dos sensores muy sensibles en la nave detectaron estas vibraciones del viento: un sensor de presión de aire dentro del módulo de aterrizaje y un sismómetro sentado en la plataforma del módulo de aterrizaje, a la espera de ser desplegado por el brazo robótico de InSight.

El sonido puede ser esuchado en un vídeo producido por el Jet Propulsion Laboratory:

Loading video

Los dos instrumentos grabaron el ruido del viento de diferentes maneras.

El sensor de presión de aire, parte del Subsistema de Sensor de Carga Útil Auxiliar (APSS), que recopilará datos meteorológicos, registró estas vibraciones de aire directamente.

El sismómetro registró las vibraciones del módulo de aterrizaje causadas por el viento que se mueve sobre los paneles solares de la nave espacial, que miden cada uno 2.2 metros de diámetro y sobresalen de los lados del módulo de aterrizaje causadas por el viento que se mueve sobre los paneles solares de la nave espacial, que miden cada uno 2.2 metros de diámetro y sobresalen de los lados del módulo de aterrizaje como un par de orejas gigantes.

Esta es la única fase de la misión durante la cual el sismómetro, llamado SEIS (Seismic Experiment for Interior Structure) será capaz de detectar vibraciones generadas directamente por el módulo de aterrizaje.


Foto: NASA

En pocas semanas, se colocará en la superficie marciana con el brazo robótico de InSight, luego se cubrirá con un escudo abovedado para protegerlo del viento y los cambios de temperatura.

Todavía detectará el movimiento del módulo de aterrizaje, aunque se canalice a través de la superficie marciana.

Por ahora, está registrando datos vibratorios que los científicos podrán usar más tarde para cancelar el ruido del vehículo de aterrizaje cuando SEIS esté en la superficie, lo que les permitirá detectar mejor los sismos marcianos.

Cuando se producen terremotos en la Tierra, sus vibraciones, que rebotan en el interior de nuestro planeta, hacen que “suene” de manera similar a como una campana crea un sonido.

InSight verá si los temblores tienen un efecto similar en Marte.

SEIS detectará estas vibraciones que nos informarán sobre el interior profundo del planeta rojo.

Los científicos esperan que esto conduzca a nueva información sobre la formación de los planetas en nuestro sistema solar, quizás incluso de nuestro propio planeta.

El SEIS, proporcionado por la Agencia Espacial Francesa CNES, incluye dos conjuntos de sismómetros. Los aportados por los franceses se utilizarán una vez que SEIS se despliegue desde la cubierta del módulo de aterrizaje.

Pero SEIS también incluye sensores de silicio de período corto (SP) desarrollados por Imperial College London con electrónica de la Universidad de Oxford en el Reino Unido.

Estos sensores pueden funcionar en la plataforma del módulo de aterrizaje y son capaces de detectar vibraciones hasta frecuencias de casi 50 hercios, en el rango inferior de la audición humana.

Aún está por venir un sonido aún más claro de Marte. En solo un par de años, el rover Mars 2020 de la NASA está programado para aterrizar con dos micrófonos a bordo.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta